Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Síndrome de Guillain-Barré

¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré?

El síndrome de Guillain-Barré (su sigla en inglés es GBS) es un trastorno reversible que afecta los nervios del cuerpo y que puede ocasionar debilidad muscular, dolor e incluso parálisis transitoria de los músculos faciales, del tórax y de las piernas. La parálisis de los músculos del tórax puede provocar problemas respiratorios.

¿Cuáles son las causas del síndrome de Guillain-Barré?

La causa exacta del síndrome de Guillain-Barré aún se desconoce. Las teorías sugieren que el GBS es un trastorno autoinmune (en el cual el sistema inmune combate el propio cuerpo) que puede aparecer después de una infección viral, una cirugía, un traumatismo o como reacción a una vacuna.

La incidencia del síndrome de Guillain-Barré en la población en general es una persona en 100.000. El síndrome de Guillain-Barré afecta a los niños de cualquier edad.

La mayoría de los niños a los que se les diagnosticó síndrome de Guillain Barré tuvieron una recuperación completa sin otras complicaciones. La recuperación frecuentemente comienza durante las primeras semanas posteriores a la aparición de los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Guillain-Barré?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del síndrome de Guillain-Barré. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • disminución de la sensación o el dolor en los dedos de las manos y los pies

  • debilidad o dolor en las piernas que posteriormente afecta a los brazos

  • problemas al caminar

  • irritabilidad

  • problemas respiratorios

  • debilidad facial

Su hijo puede sufrir debilidad muscular durante una o dos semanas. La expresión completa de la debilidad puede extenderse durante uno o dos meses y la recuperación total se logrará al menos uno o dos años luego del diagnóstico. Los síntomas del síndrome de Guillain-Barré pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de Guillain-Barré?

El diagnostico del síndrome se realiza luego de la presentación súbita de los síntomas específicos y de los exámenes de diagnóstico. Durante el examen físico, el médico de su hijo obtiene los antecedentes médicos completos del niño y también pregunta si existen antecedentes familiares de problemas médicos.

Entre los exámenes de diagnóstico que pueden realizarse para confirmar el síndrome de Guillain-Barré, se pueden incluir los siguientes:

  • análisis de sangre

  • análisis de orina

  • punción lumbar (punción raquídea)  -  se coloca una aguja especial en la región lumbar, en el interior del conducto raquídeo (región que rodea la médula espinal). Por medio de este procedimiento se puede medir la presión que existe en el canal raquídeo y en el cerebro. También puede extraerse una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo (LCR, líquido que baña el cerebro y la médula espinal de su hijo) y enviarla al laboratorio para comprobar la presencia de una infección o algún otro tipo de problema.

  • electromiografía (EMG)  -  examen que mide la actividad eléctrica de un músculo o un conjunto de músculos. Una EMG puede detectar la actividad eléctrica anormal de un músculo debido a enfermedades o a trastornos neuromusculares.

Tratamiento para el síndrome de Guillain-Barré

El tratamiento específico para el síndrome de Guillain-Barré será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad del trastorno

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

Desafortunadamente, no existe aún una cura para el síndrome de Guillain-Barré. La clave para el tratamiento médico del GBS es la detección precoz. Generalmente, este trastorno es reversible, pero puede poner en riesgo la vida. Un niño que sufre del síndrome de Guillain-Barré requiere la hospitalización inmediata en la unidad de cuidados intensivos y una monitorización estricta por parte del equipo de atención de la salud.

El objetivo del tratamiento es prevenir los problemas respiratorios y brindar apoyo (alivio de los síntomas) a su hijo. También, se utilizan medicamentos para tratar el dolor y otros trastornos que pudieran presentarse. Además, pueden utilizarse tratamientos como la plasmaféresis o la administración de inmunoglobulina para suprimir el sistema inmunológico y, o reducir la inflamación causada por la respuesta del sistema inmunológico a la enfermedad. La plasmaféresis es un procedimiento que separa el plasma (parte líquida de la sangre) y lo reemplaza por otros fluidos. Con el plasma también elimina los anticuerpos, lo que se cree que ayuda a reducir los síntomas de la enfermedad. Otro tratamiento es la administración de inmunoglobulina, un producto derivado de la sangre que ayuda a disminuir el ataque del sistema inmunológico al sistema nervioso.

La magnitud del problema depende de la gravedad del trastorno y de la presencia de problemas en otros aparatos y sistemas del cuerpo que podrían afectar al niño. En los casos más graves, es probable que deba utilizarse un respirador artificial para ayudar a su hijo a respirar más fácilmente.

Durante la evolución de esta patología, es probable que su hijo desarrolle rigidez muscular y que experimente contracciones en las articulaciones. Durante la recuperación, es posible que el niño deba someterse a fisioterapia, terapia ocupacional o del habla para poder recuperar su fuerza muscular y, o su capacidad de hablar y la deglución.

Después de la hospitalización, el equipo del cuidado de la salud brinda a los familiares la información necesaria acerca de cómo cuidar al niño en el hogar y les describe los problemas clínicos específicos que requieren atención médica inmediata. Se debe tener en cuenta que un niño con GBS necesita evaluaciones y exámenes médicos frecuentes después de la hospitalización y que, durante el período de recuperación, es importante que su hijo realice actividades y que descanse de manera adecuada.