Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Ecocardiografía Fetal

¿Qué es la ecocardiografía fetal?

La ecocardiografía fetal es una ecografía realizada durante el embarazo para evaluar el corazón de un bebé nonato.

La ecocardiografía evalúa las estructuras y el funcionamiento del corazón. Se coloca una pequeña sonda llamada transductor (similar a un micrófono) en el abdomen de la madre, la cual envía ondas sonoras de ultrasonido en una frecuencia demasiado alta como para resultar audible. Cuando el transductor se coloca en ciertos lugares y en determinados ángulos, las ondas sonoras ultrasónicas atraviesan la piel de la madre y el bebé, además de otros tejidos del cuerpo, hasta llegar a los tejidos del corazón del bebé, donde las ondas rebotan (hacen eco) en las estructuras cardíacas. El transductor recoge las ondas rebotadas y las envía a una computadora. La computadora interpreta los ecos y crea una imagen de las paredes y las válvulas del corazón.

La ecocardiografía fetal puede ayudar a detectar anormalidades cardiacas fetales antes del nacimiento, permitiendo una intervención médica o quirúrgica más rápida una vez que el bebé nace. Esto aumenta las probabilidades de supervivencia de los bebés con defectos cardiacos graves luego del parto.

¿Cuándo es necesario realizar un ecocardiograma fetal?

No es necesario realizar un ecocardiograma en todos los embarazos. Las ecografías prenatales realizadas antes del nacimiento pueden indicar si el corazón del feto se ha desarrollado con las cuatro cavidades. La mayoría de los bebés nonatos no requieren exámenes adicionales.

Las situaciones en las que puede ser necesario realizar un ecocardiograma fetal incluyen, entre otras, las siguientes:

  • Un hermano que haya nacido con un defecto cardiaco congénito (de nacimiento).

  • Una historia familiar de cardiopatía congénita (como padres, tíos o abuelos).

  • Una anormalidad cromosómica o genética detectada en el feto.

  • La ingestión de ciertos medicamentos por parte de la madre que podría provocar defectos cardiacos congénitos, como medicamentos anticonvulsivos o medicamentos prescriptos para el acné.

  • Abuso de alcohol o drogas durante el embarazo.

  • Fenilquetonuria de la madre, en caso de padecer diabetes o una enfermedad del tejido conectivo como el lupus.

  • Rubéola contraída por la madre durante el embarazo.

  • Posibles anormalidades cardiacas detectadas por una ecografía prenatal de rutina.

Generalmente, los ecocardiogramas fetales se realizan en el segundo trimestre del embarazo, alrededor de las 18 a 24 semanas. A veces, el examen se realiza antes mediante una ecografía transvaginal (se inserta una sonda de ultrasonido en la vagina de la madre) pero el mismo se repetirá más adelante para confirmar cualquier hallazgo.

¿Cómo se realiza un ecocardiograma?

El ecocardiograma fetal es realizado por un cardiólogo pediátrico o un especialista maternofetal (también llamados perinatólogos) especialmente capacitado. El examen puede realizarse utilizando una ecografía abdominal o transvaginal.

  • Ecografía abdominal
    En una ecografía abdominal, se aplica gel sobre el abdomen y se desliza un transductor de ultrasonido sobre el gel para crear la imagen.

  • Ecografía transvaginal
    En una ecografía transvaginal, se inserta un pequeño transductor de ultrasonido más pequeño dentro de la vagina, el cual se coloca contra la parte posterior de la misma para crear las imágenes. La ecografía transvaginal produce imágenes más nítidas que la ecografía abdominal y se suele usar al comienzo del embarazo.

Durante el examen, la sonda del transductor se moverá para obtener imágenes de diferentes áreas y estructuras del corazón fetal. Entre las técnicas que a veces se utilizan para obtener información detallada sobre el corazón del feto se incluyen las siguientes:

  • Ecocardiografía 2-D (bidimensional)
    Esta técnica se utiliza para "ver" las estructuras reales del corazón y su movimiento. La vista de la eco 2D aparece en el monitor en forma de cono, pudiéndose observar el movimiento de las estructuras del corazón en tiempo real. Esto le permite al médico ver las diversas estructuras del corazón en funcionamiento para poder así evaluarlas.

  • Ecocardiografía Doppler
    Esta técnica Doppler se utiliza para medir y evaluar el flujo de sangre a través de las cavidades y las válvulas del corazón. La cantidad de sangre que se bombea con cada latido es una indicación del funcionamiento del corazón. Además, el Doppler puede detectar un flujo de sangre anormal en el interior del corazón, lo que indicaría problemas como una abertura entre las cavidades del corazón, el mal funcionamiento de una o más de las cuatro válvulas cardiacas o un deterioro en las paredes del corazón.

  • Doppler en color
    El Doppler en color es una forma mejorada de la ecocardiografía Doppler. En el Doppler en color, se utilizan diferentes colores para indicar las distintas direcciones del flujo de la sangre. Esto simplifica la interpretación de las imágenes del Doppler.

La ecocardiografía fetal puede ayudar a detectar anormalidades cardiacas fetales antes del nacimiento, permitiendo una intervención médica o quirúrgica más rápida una vez que el bebé nace. Esto aumenta las probabilidades de supervivencia de los bebés con un defecto cardiaco grave luego del parto. Puede que sea necesario realizar otros procedimientos o exámenes, entre los que se incluyen:

  • Ecografías o ecocardiografías adicionales (para confirmar el diagnóstico, realizar un seguimiento del desarrollo del feto y controlar su bienestar).

  • Amniocentesis  -  examen que se lleva a cabo para determinar la existencia de trastornos cromosómicos y genéticos, además de ciertos defectos congénitos. Para practicar este examen, se inserta una aguja a través de la pared abdominal y uterina hasta llegar a la bolsa amniótica con el fin de tomar una muestra de líquido amniótico.

  • Consulta genética  -  permite evaluar los factores de riesgo hereditarios e informa a los pacientes y sus familiares acerca de las consecuencias del trastorno, la probabilidad de desarrollarlo o transmitirlo y las diferentes formas de prevención, tratamiento y control del mismo.