Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Prueba de EKG / ECG de Esfuerzo

¿Qué es la prueba de ECG de esfuerzo?

Un electrocardiograma (ECG o EKG) es uno de los procedimientos más sencillos y rápidos utilizados para evaluar el corazón. Se colocan electrodos (pequeños parches de plástico) en determinados lugares del ptórax, los brazos y las piernas de su hijo. Cuando los electrodos se conectan a la máquina de ECG mediante cables conductores, la actividad eléctrica d el corazón de su hijo se mide, interpreta e imprime para información del médico y posterior análisis de la misma.

El ECG de esfuerzo se realiza para evaluar la respuesta del corazón al esfuerzo o al ejercicio. Se monitorea mientras su hijo se ejercita en una cinta continua o en una bicicleta estática. Mientras este procedimiento se utiliza raramente para los niños jóvenes, puede ser muy útil en evaluar los adolescentes y adultos jóvenes..

En determinados momentos del examen, se realizará un trazado de ECG para comparar los efectos de un mayor esfuerzo sobre el corazón. La velocidad y la inclinación de la cinta continua se incrementarán periódicamente a fin de que su hijo realice un esfuerzo mayor. Si su hijo está realizando el examen en una bicicleta, deberá pedalear más rápido para vencer una resistencia mayor. Realizará el ejercicio hasta llegar a una frecuencia cardiaca límite (determinada por el médico basándose en la edad y el estado físico de su hijo) o hasta que no pueda continuar por experimentar síntomas tales como fatiga, dificultad para respirar, dolor en el tórax, ritmos cardiacos irregulares, etc.

¿Cómo se realiza el examen ECG de esfuerzo?

El procedimiento se realiza en el consultorio del médico, una clínica, un hospital o un centro médico. El equipo que se utiliza incluye una máquina de ECG, electrodos (pequeños parches plásticos que se adhieren a la piel) y cables conductores que se conectan a los electrodos de la piel. Se utiliza un manguito de presión sanguínea conectado a una máquina de monitoreo electrónico. Para el ejercicio, se utiliza una cinta continua o una bicicleta estática.

Se tomarán lecturas de ECG y presión sanguínea iniciales o "basales" mientras su hijo está sentado, antes de comenzar el ejercicio. El niño deberá caminar en la cinta continua o pedalear en la bicicleta durante la etapa de ejercicio del procedimiento. La inclinación de la cinta continua o la resistencia de la bicicleta se incrementará gradualmente para proporcionarle a su hijo un ejercicio más intenso. Se controlará el ECG y la presión sanguínea durante la etapa de ejercicio del examen. Cuando termine el ejercicio, su hijo se sentará mientras se controla el ECG y la presión sanguínea durante unos 10 a 15 minutos.

El procedimiento durará aproximadamente una hora, incluyendo la admisión, la preparación y el procedimiento en sí.

No será necesario internar a su hijo luego de finalizado el procedimiento, a menos que su médico determine que su condición requiere observación o internación.

Es posible que su hijo se sienta levemente cansado o dolorido durante las horas posteriores al procedimiento, en especial si no está acostumbrado al ejercicio. Por lo demás, el estado general de su hijo se normalizará en unas pocas horas, si no antes.

Según los resultados del ECG de esfuerzo, es posible que se programen exámenes o procedimientos adicionales a fin de reunir más información para el diagnóstico.