Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Evaluación Psiquiátrica Integral

¿Qué es la evaluación psiquiátrica integral?

La evaluación psiquiátrica integral puede ser útil para diagnosticar diversos trastornos emocionales, del comportamiento o del desarrollo. La evaluación del niño o adolescente se realiza sobre la base de los comportamientos actuales y en relación con los componentes físicos, genéticos, ambientales, sociales, cognitivos (del pensamiento), emocionales y educacionales que pueden estar afectados por dichos comportamientos.

¿Cuándo debe pedirse la evaluación psiquiátrica integral?

Muchas veces, los padres son los primeros en sospechar que ciertos sentimientos, comportamientos o condiciones ambientales afectan a sus hijos y les ocasionan perturbaciones, rebeldía o tristeza. Entre estos factores se pueden incluir los problemas en las relaciones con sus amigos o los miembros de su familia y los problemas relacionados con la escuela, el sueño, la alimentación, el abuso de sustancias, la expresión de emociones, el desarrollo, las responsabilidades, la atención y la receptividad. Es fundamental que los familiares que sospechan de la existencia de problemas en una o más de estas áreas busquen tratamiento lo antes posible. Los trastornos de la salud mental pueden tratarse.

¿Qué implica la evaluación psiquiátrica integral?

A continuación, se enumeran los componentes más comunes de una evaluación psiquiátrica integral de diagnóstico. Sin embargo, cada evaluación es diferente, dado que los síntomas y comportamientos de cada individuo también lo son. La evaluación puede incluir:

  • La descripción de los comportamientos actuales (por ejemplo, cuándo ocurren, cuánto duran, bajo qué condiciones se producen con mayor frecuencia)

  • La descripción de los síntomas observados (físicos y psiquiátricos)

  • Los efectos de los comportamientos o síntomas en relación con:

    • El desempeño escolar

    • Las relaciones e interacciones con otras personas(padres, hermanos, compañeros, maestros)

    • La participación dentro la familia

    • La participación en alguna actividad

  • La entrevista psiquiátrica

  • Los antecedentes personales y familiares de trastornos emocionales, del comportamiento o del desarrollo

  • La historia clínica completa, que incluye la descripción del estado general de salud física del niño, el registro de cualquier otra enfermedad o trastorno que pueda estar presente y cualquier tratamiento que esté recibiendo actualmente

  • En algunos casos, los exámenes de laboratorio (pueden servir para determinar la presencia de una patología subyacente), entre los que se incluyen:

    • Análisis de sangre

    • Radiografías (examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos, los huesos y los órganos internos en una placa radiográfica)

    • Evaluaciones educacionales

    • Evaluaciones del habla y del lenguaje

    • Evaluaciones psicológicas

Las preocupaciones de los padres cuando sus hijos requieren una evaluación

Es natural, y bastante frecuente, que los padres se pregunten cuándo es necesaria la evaluación psiquiátrica de su hijo. Pueden también verse abrumados por preguntas y preocupaciones acerca del bienestar físico y emocional de su hijo. Entre las preguntas más frecuentes se incluyen:

  • ¿Qué le pasa a mi hijo?

  • ¿Es anormal?

  • ¿Lo crié mal? ¿Es culpa mía?

  • ¿Necesita ser internado?

  • ¿Necesitará tratamiento?

  • ¿Superará estos comportamientos?

  • ¿Se trata sólo de "una fase" por la que está atravesando?

  • ¿Cuál será el costo del tratamiento?

  • ¿Dónde debo recurrir para ayudar a mi hijo?

  • ¿Qué significa este diagnóstico?

  • ¿Cómo puede participar mi familia en el tratamiento?

Si el diagnóstico se basa en una o más evaluaciones psiquiátricas, la participación de los padres y del resto de la familia en el tratamiento es sumamente importante para cualquier niño o adolescente que sufre un trastorno de su salud mental. El médico de su hijo responderá a sus preguntas y lo tranquilizará al establecer junto con usted los objetivos a corto y a largo plazo del tratamiento de su hijo.