Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Estreptococo Grupo B

¿Qué es el estreptococo grupo B?

El estreptococo grupo B (EGB) es una bacteria que puede encontrarse en el aparato digestivo, urinario y genital de los adultos. Aunque una infección por EGB normalmente no ocasiona problemas a las mujeres sanas antes del embarazo, puede provocar una enfermedad grave a la madre y al bebé durante la gestación y después del parto.

¿Por qué es el estreptococo grupo B una preocupación?

Una de cada cuatro o cinco mujeres embarazadas tiene estreptococos grupo B en el recto o la vagina. En esta mujeres, una infección por EGB puede causar corioamnionitis (infección grave de las membranas placentarias) e infección posparto (después del nacimiento). Las infecciones del aparato urinario causadas por los EGB pueden inducir el trabajo de parto y provocar un parto prematuro.

Los recién nacidos pueden contraer la infección durante el embarazo o al pasar por el tracto genital durante el trabajo de parto y el parto. Los EGB son la causa más frecuente de infecciones que ponen en peligro la vida de los recién nacidos, incluidas la neumonía y la meningitis. Aproximadamente uno de cada 100 a 200 bebés cuyas madres tienen estreptococos grupo B desarrollan síntomas de una patología por EGB. Casi el 75 por ciento de los casos de enfermedad causada por EGB entre los recién nacidos se presenta en la primera semana de vida y se la denomina enfermedad de comienzo precoz. Los prematuros son más susceptibles a la infección por EGB que los bebés que nacen a término.

Aunque es muy poco común, la infección por EGB, denominada enfermedad de comienzo tardío, también puede desarrollarse en los bebés entre una semana a varios meses después del nacimiento. La meningitis es más común con la enfermedad por EGB de comienzo tardío. Aproximadamente, sólo la mitad de los casos de enfermedad por EGB de comienzo tardío entre los recién nacidos es transmitida por una madre portadora del EGB. Se desconoce aún el origen de infección del resto de los casos.

¿Cómo se diagnostica el estreptococo grupo B?

El estreptococo grupo B se puede extraer de la vagina o el recto de la madre con un hisopo durante un examen pélvico para su posterior cultivo. También se puede realizar un cultivo de la orina de la madre. Generalmente, los cultivos se realizan entre las 35 y 37 semanas de gestación y los resultados pueden demorar unos días. Los que se realizan con anterioridad durante el embarazo no predicen con exactitud si una madre tendrá EGB en el parto.

En los lactantes, los EGB se pueden extraer de muestras de fluidos corporales estériles como por ejemplo, la sangre o el líquido raquídeo. La mayoría de los recién nacidos con infección por EGB presentan síntomas durante las primeras horas después del nacimiento. Estos síntomas están relacionados con los aparatos y sistemas del cuerpo afectados por la infección y pueden incluir problemas respiratorios, cambios en la presión sanguínea o problemas neurológicos como por ejemplo, convulsiones.

Tratamiento para el estreptococo grupo B

El tratamiento específico para el EGB dependerá del momento del diagnóstico de la infección, es decir, durante el embarazo o después del parto. El tratamiento específico para los EGB será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • los antecedentes del embarazo y nacimiento, su estado general de salud y los antecedentes médicos

  • la gravedad de la enfermedad

  • la tolerancia de su bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución de la enfermedad

  • su opinión o preferencia

Los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) recomiendan tratar a las mujeres embarazadas que presentan cultivos positivos de estreptococos grupo B con antibióticos por vía endovenosa (IV) durante el trabajo de parto para, de esta manera, disminuir el riesgo de transmisión de la infección al bebé. Es posible que también se requiera tratamiento para las mujeres con ciertos factores de riesgo, entre los que se incluyen los siguientes:

  • fiebre durante el trabajo de parto

  • ruptura de las membranas (bolsa de aguas) durante 18 horas o más

  • trabajo de parto o ruptura de las membranas antes de las 37 semanas de gestación

  • antecedentes de infección por estreptococos grupo B en un bebé anterior

Es posible que los recién nacidos que contraen infección por EGB deban permanecer en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Generalmente, se les administran antibióticos por vía endovenosa (IV). Según la gravedad de la infección y la posibilidad de que provoque enfermedades graves como por ejemplo, meningitis o neumonía, es posible que deba recurrirse a otros tipos de tratamientos y cuidados especializados.

Prevención del estreptococo grupo B

Es importante comprender que, a pesar de los estudios y tratamientos, algunos bebés desarrollarán enfermedades causadas por estreptococos grupo B. Con el fin de prevenir esta patología, se llevan a cabo investigaciones continuamente. En el futuro, las mujeres vacunadas contra los EGB podrán producir anticuerpos que atraviesen la placenta y protejan al bebé durante el nacimiento y los primeros meses de vida.