Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Citomegalovirus (CMV)

¿Qué es el citomegalovirus?

El citomegalovirus (su sigla en inglés es CMV) es un virus relacionado con el grupo de infecciones del virus herpes. Al igual que este virus, el CMV a veces permanece inactivo, no obstante, es una infección incurable y de por vida. La madre puede transmitir el virus al bebé durante el embarazo y es la infección viral congénita más común. También se lo denomina citomegalovirus congénito o enfermedad de inclusión del citomegalovirus.

¿Cuáles son las causas del citomegalovirus?

El citomegalovirus asintomático es común en los bebés y los niños pequeños, y puede encontrarse en la saliva, la orina, el semen y otros fluidos corporales. El virus se propaga con facilidad en los hogares y las guarderías. El feto puede contagiarse durante el embarazo y el bebé durante el parto o la lactancia.

¿Por qué es el citomegalovirus una preocupación?

Más de la mitad de las mujeres en edad de procrear contraen la infección por CMV por lo menos seis meses antes de quedar embarazadas. El nivel de riesgo de complicaciones parece ser bajo en este grupo y solamente unos pocos bebés nacen con la infección. Además, estos bebés no parecen presentar enfermedades ni anomalías importantes.

Según los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), aproximadamente entre el 1 y el 4 por ciento de las mujeres contraen la infección por CMV durante el embarazo. Una primera infección durante la gestación aumenta el riesgo del bebé de sufrir complicaciones relacionadas con el citomegalovirus luego del nacimiento. Entre el 5 y el 10 por ciento de los bebés con CMV congénito presentará signos de la infección al nacer, y más del 90 por ciento de estos niños desarrollará complicaciones graves que incluyen pérdida de la audición, deficiencia visual, retardo mental o epilepsia. El riesgo de desarrollar alguno de estos problemas puede ser mayor en los prematuros.

Si bien el citomegalovirus puede contagiarse durante el parto o a través de la leche materna, estas infecciones generalmente no provocan enfermedades en el bebé.

¿Cuáles son los síntomas del citomegalovirus?

La mayoría de los bebés con citomegalovirus congénito (presente al nacer) no presenta síntomas de la infección después del nacimiento. Sin embargo, cada bebé puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Entre los síntomas más comunes se incluyen los siguientes:

  • nacimiento prematuro

  • bajo peso al nacer

  • hepatomegalia e ictericia

  • infección pulmonar

  • anemia

  • pérdida de la audición

Los síntomas del citomegalovirus pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su bebé para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el citomegalovirus?

La mayoría de las infecciones por CMV en la madre no se diagnostican debido a que el virus provoca pocos síntomas. Es posible que una madre que ya ha contraído una infección de este tipo antes tenga anticuerpos en su torrente sanguíneo. También se puede realizar un cultivo de la garganta o de la orina de la madre o del bebé para detectar la presencia del virus.

Tratamiento para el citomegalovirus

El tratamiento específico para el citomegalovirus será determinado por el médico de su bebé basándose en lo siguiente:

  • la edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y los antecedentes médicos

  • la gravedad de la enfermedad

  • la tolerancia de su bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución de la enfermedad

  • su opinión o preferencia

En la actualidad, prosiguen las investigaciones para intentar desarrollar fármacos antivirales que puedan resultar eficaces contra el citomegalovirus. En algunos casos, es posible que otros fármacos antivirales e inmunoglobulinas puedan resultar efectivos.

Prevención del citomegalovirus

Si bien una persona infectada puede transmitir el virus en cualquier momento, lavarse bien las manos con agua y jabón elimina, al menos, el virus de las manos. También continúan las investigaciones para desarrollar una vacuna que produzca inmunidad.