Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Metatarsus Adductus

¿Qué es el metatarsus adductus?

El metatarsus adductus, también denominado metatarsus varus, es una deformidad frecuente en el pie que se manifiesta desde el nacimiento y provoca que la parte anterior del pie, o antepie, se desvíe hacia adentro. El metatarsus adductus también puede denominarse "flexible" (se puede enderezar el pie hasta cierto punto usando las manos) o "no flexible" (no se puede enderezar el pie usando las manos).

¿Cuáles son las causas del metatarsus adductus?

Se desconocen aún las causas del metatarsus adductus. Se presenta en aproximadamente 1 de cada 1.000 a 2.000 nacidos vivos.

Otros factores causantes de este trastorno pueden ser:

  • Antecedentes familiares de metatarsus adductus

  • Posición intrauterina del bebé, especialmente con presentación de nalgas

  • La insuficiencia de líquido amniótico cuando el niño está en el útero

  • Posición de sueño del bebé (los bebés que duermen boca abajo tienen una tendencia mayor a que los pies se desvíen hacia adentro)

Los bebés que nacen con metatarso aducido rara vez necesitan realizar tratamiento cuando crecen. La displasia del desarrollo de la cadera (DDC) es un trastorno de la articulación de la cadera en el cual la parte superior del muslo (fémur) no se mantiene dentro del cótilo de la cadera, cuando el cótilo no es lo suficientemente profundo para mantener la articulación intacta.

¿Cómo se diagnostica el metatarsus adductus?

El diagnóstico del metatarsus adductus se obtiene a través de un examen físico. El médico solicitará los antecedentes prenatales y de nacimiento completos y averiguará si algún otro miembro de la familia sufre este trastorno.

Generalmente, los procedimientos de diagnóstico no son necesarios para detectar este trastorno. Sin embargo, se realizan radiografías del pie (examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa) en los casos de metatarsus adductus no flexible.

Un bebé con metatarsus adductus presenta un arco pronunciado y el dedo gordo, que se encuentra separado considerablemente del segundo dedo, se desvía hacia adentro. El metatarsus adductus flexible se diagnostica si el talón y el antepie pueden alinearse realizando una ligera presión en el antepie mientras se mantiene firme el talón. Esta técnica se conoce como manipulación pasiva.

Si resulta muy difícil alinear el antepie con el talón, se considera al metatarsus adductus no flexible, o pie rígido.

Tratamiento para el metatarsus adductus

El tratamiento específico para el metatarsus adductus será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • La gravedad del trastorno

  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas para la evolución del trastorno

  • Su opinión o preferencia

El objetivo del tratamiento es enderezar la posición del antepie y el talón. Las opciones de tratamiento varían para cada caso y pueden incluir:

  • Observación, para los niños con antepie flexible

  • Ejercicios de estiramiento o de manipulación pasiva

  • Yesos

  • Cirugía

Los estudios también han demostrado que, en la mayoría de los niños afectados, el metatarsus adductus puede curarse espontáneamente (sin tratamiento).

El médico de su hijo o una enfermera pueden enseñarle cómo realizar ejercicios de manipulación pasiva en el pie de su hijo en el momento en que le cambia el pañal. También suele recomendarse un cambio de la posición de sueño como por ejemplo, adoptar la posición decúbito lateral.

En casos raros, el pie no responde al programa de estiramiento, puede colocarse un yeso largo para la pierna. Los yesos se utilizan para ayudar a que los tejidos blandos del antepie se estiren. El ortopeda pediátrico cambiará el yeso cada una o dos semanas.

Si el tratamiento con yeso completo funciona, pueden prescribirse zapatos ortopédicos (zapatos que se fabrican sin arco en la planta) para ayudar al antepie a mantenerse en su lugar.

En el caso de niños con metatarsus adductus muy rígido o severo, es posible que se deba recurrir a una cirugía para "liberar" las articulaciones del antepie. Luego de la cirugía, se colocará un yeso para mantener el antepie en su lugar mientras se logra la consolidación.

¿Cuáles son los yesos largos para la pierna?

Los yesos largos para la pierna son los que se colocan desde la parte superior del muslo hasta el pie. Estos yesos se usan para las fracturas en el muslo, la rodilla o la parte inferior de la pierna. También pueden utilizarse para las luxaciones de la rodilla o luego de una cirugía en las áreas de la pierna o la rodilla.

Dibujo de los tres tipos de yesos para la pierna
Click Image to Enlarge

Instrucciones para el cuidado del yeso:

  • Mantenga al yeso limpio y seco.

  • Verifique que el yeso no tenga grietas o roturas.

  • Puede forrar o acolchar los bordes del yeso para evitar heridas en la piel.

  • No inserte objetos dentro del yeso para rascarse.

  • Use un secador de pelo de aire frío para refrescar la pierna y calmar la comezón de la piel. Nunca arroje aire caliente dentro del yeso.

  • No introduzca talco o lociones en el yeso.

  • Cubra al yeso mientras esté comiendo o evite que se salpique y que restos de comida caigan sobre él.

  • No introduzca objetos o juguetes pequeños en el yeso.

  • Ponga el yeso a una altura superior que la del corazón para disminuir la hinchazón.

¿Cuándo debe llamar al médico de su hijo?

Comuníquese con el médico si su hijo manifiesta uno o más de los siguientes síntomas:

  • Fiebre superior a 38,3°C (101°F)

  • Aumento del dolor

  • Aumento de la hinchazón en la pierna en los extremos del yeso

  • Quejas de entumecimiento u hormigueo

  • Drenaje u olor desagradable del yeso

  • Dedos de los pies fríos

Perspectivas a largo plazo para un niño con metatarsus adductus

El metatarsus adductus es un problema frecuente que puede corregirse. Independientemente de la progresión de la desviación hacia adentro del antepie, el tratamiento inmediato después del nacimiento mejora el pronóstico de su hijo.