Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Preparación del Bebé para la Cirugía

Fotografía de una mujer besando a su bebé en la frente

¿Qué aspecto de la cirugía resulta más estresante para un bebé?

Los bebés son demasiado pequeños para que la planificación, la educación y las explicaciones preoperatorias les resulten útiles. Sin embargo, la identificación de los factores estresantes para los bebés puede ayudarlo a planificar la cirugía de su hijo. Entre los factores estresantes de los bebés en el hospital pueden incluirse los siguientes:

  • separarse de sus padres

  • quedar a cargo de muchas personas diferentes

  • ver lugares, oir sonidos y percibir olores extraños

  • experimentar cambios en sus rutinas

  • interrumpir su sueño

  • confundir el día y la noche

¿Cómo preparo a mi bebé para la cirugía?

  • Es importante que no se modifique la rutina de su bebé antes de la cirugía.

  • Asegúrese de que usted, su bebé y su familia puedan descansar apropiadamente.

  • Lleve al hospital el objeto que su bebé necesite para sentirse más seguro y, si lo desea, música suave para tranquilizarlo. De esta manera logrará crear un entorno más familiar para su bebé. Puede grabar una cinta con su voz mientras lee o canta, para que el personal de enfermería lo reproduzca cuando usted no se encuentre allí.

  • Permita que las enfermeras conozcan los horarios habituales de su bebé, incluyendo sus hábitos alimenticios y de sueño.

  • Asegúrese de que al menos uno de los padres se quede con el bebé la mayor parte del tiempo para que éste reciba caricias, escuche una voz y vea sonrisas familiares.

  • El factor más importante de la preparación de su bebé para la cirugía es su propia tranquilidad frente a la situación. El bebé percibirá su miedo o estrés. Infórmese acerca de lo que posiblemente sucederá el día de la cirugía y formule las preguntas necesarias para aliviar sus temores. Una comunicación no verbal relajada, como la voz, las expresiones faciales, los gestos y el lenguaje corporal, puede tranquilizar a su bebé.

  • Sea paciente con su hijo. Es normal que llore o esté nervioso durante una experiencia estresante. Es posible que se torne muy posesivo y que no resulte fácil tranquilizarlo y consolarlo. Bríndele mucho afecto y hágale saber que usted permanecerá a su lado.

  • El breve período preoperatorio, durante el cual el bebé no puede comer ni beber, puede resultar difícil. Intente distraerlo, mecerlo, caminar y consolarlo durante esta etapa.

  • Tampoco debe descuidar su propio bienestar. Durante este período, intente simplificar al máximo su vida y no dude en pedir ayuda a familiares y amigos. Mantener una actitud positiva y tranquila puede ayudarlo a reducir la ansiedad de su bebé.