Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Hiperemesis Gravídica

¿Qué es la hiperemesis gravídica?

Aproximadamente la mitad de todas las embarazadas experimentan náuseas y a veces vómitos durante el primer trimestre, un trastorno a menudo llamado náuseas matutinas, ya que los síntomas a menudo son más acentuados durante la mañana. En algunos casos, las náuseas y los vómitos persisten durante todo el embarazo. Las náuseas matutinas pueden deberse a cambios en los niveles hormonales durante el embarazo.

Un pequeño porcentaje (aproximadamente el 1 o 2 por ciento) de mujeres desarrolla una forma severa de náuseas y vómitos del embarazo denominada hiperemesis gravídica. En este trastorno, las náuseas y los vómitos pueden ser continuos, y las mujeres presentan pérdida de peso, deshidratación y cambios en su metabolismo.

¿Qué causa la hiperemesis gravídica?

Se desconoce la causa de la hiperemesis gravídica, pero es posible que esté relacionada con las hormonas. Es más común en los embarazos múltiples (mellizos, trillizos, etc.) Es mucho más probable que las mujeres con hiperemesis gravídica en un embarazo previo vuelvan a sufrirlo en los embarazos futuros.

¿Por qué es un problema la hiperemesis gravídica?

La hiperemesis gravídica puede provocar desequilibrios en los líquidos y electrolitos y deficiencias de nutrición. Con hiperemesis gravídica severa se puede presentar daño hepático e ictericia (color amarillento de la piel, los ojos y las membranas mucosas). Una excesiva pérdida de peso y la mala nutrición de la madre pueden afectar el crecimiento fetal.

¿Cuáles son los síntomas de la hiperemesis gravídica?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de hiperemesis gravídica. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Náuseas constantes, especialmente después del primer trimestre

  • Vómitos después de comer o beber

  • Vómitos no relacionados con los alimentos

  • Pérdida de peso

  • Deshidratación

Los síntomas de la hiperemesis gravídica pueden parecerse a los de otros trastornos médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la hiperemesis gravídica?

Además de los antecedentes médicos y examen físico completos, la pérdida de peso y los desequilibrios en los electrolitos (detectados por análisis de sangre) ayudan en el diagnóstico de la hiperemesis gravídica.

Tratamiento de la hiperemesis gravídica

El tratamiento específico de la hiperemesis gravídica será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su embarazo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • Qué tan avanzado está el trastorno

  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas para la evolución del trastorno

  • Su opinión o preferencia

Los objetivos del tratamiento pueden incluir:

  • Reducir las náuseas y vómitos

  • Sustituir los líquidos y electrolitos

  • Mejorar la nutrición y el aumento de peso

Generalmente se requiere internación para la hiperemesis gravídica. Se suprimen todos los alimentos y bebidas temporariamente para dejar descansar el aparto digestivo. Casi siempre se necesita administrar líquidos endovenosos (IV) para reemplazar los líquidos y corregir los desequilibrios de electrolitos. A veces se administran sedantes y medicamentos anti-eméticos (anti vómitos). Muchas mujeres reciben nutrición parenteral total (un preparado endovenoso de nutrientes y calorías). Se puede utilizar la alimentación por sonda (colocación de un tubo hueco a través de la nariz de la persona o su estómago) para administrar porciones pequeñas y continuas.