Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Cataratas

Fotografía simulada de la visión normal

Fotografía simulada de las cataratas

¿Qué es una catarata?

Una catarata es una nubosidad o una zona opaca sobre el cristalino - una zona que normalmente es transparente. A medida que el engrosamiento ocurre, evita que los rayos de luz pasen a través del cristalino y que se enfoquen en la retina - la capa de tejido sensible a la luz localizada en la parte posterior del ojo. Esta nubosidad se produce cuando parte de la proteína que compone el cristalino comienza a aglutinarse e interfiere con la visión. Las cataratas son poco frecuentes en los niños. Pueden afectar a un solo ojo (unilateral) o a ambos (bilateral).

Anatomía interna del ojo
Click Image to Enlarge

Algunas cataratas son pequeñas y no causan síntoma visual alguno. Sin embargo, otras cataratas más progresivas pueden provocar problemas visuales en los niños. Las cataratas no son frecuentes en los niños.

¿Cuál es la causa de las cataratas?

Un niño puede nacer con la enfermedad (congénita), o ésta se puede desarrollar en una etapa posterior de la vida (adquirida). Las causas posibles de las cataratas pueden incluir:

  • el traumatismo

  • la diabetes

  • la intoxicación

  • el uso de esteroides

  • otras enfermedades infantiles como la artritis reumatoide

  • las complicaciones de otras enfermedades oculares, como el glaucoma

La mayoría de las cataratas congénitas (aquellas presentes al nacer) están presentes en los niños que también sufren otros problemas oculares u otros problemas de salud. En algunos niños que nacen con cataratas congénitas, el trastorno se debe a una causa genética como un trastorno metabólico (causado por la deficiencia de una enzima heredada) o una anomalía cromosómica (por ejemplo, el síndrome de Down).

¿Cuáles son los síntomas de las cataratas?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de las cataratas. Sin embargo, cada niño puede sufrirlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • la pupila blanca ante un examen con linterna

  • los ojos desviados

  • los movimientos rítmicos involuntarios de los ojos con oscilaciones hacia adelante y hacia atrás, verticales, rotatorios o combinados (nistagmo)

  • la visión nublada o borrosa

  • la disminución de la visión

  • las luces parecen muy brillantes y, o presentan un resplandor o un halo alrededor

Ilustración de una catarata
Click Image to Enlarge

Los síntomas de las cataratas pueden parecerse a los de otros trastornos oculares. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cuáles son los diferentes tipos de cataratas?

Según el Instituto Nacional del Ojo (National Eye Institute), que forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health), los tipos de cataratas se subdividen de la siguiente manera:

  • las cataratas congénitas
    Algunos bebés nacen con cataratas o las desarrollan en la niñez, frecuentemente en ambos ojos. Algunas cataratas congénitas no afectan la visión, pero otras lo hacen y deben ser extirpadas.

  • las cataratas secundarias
    Las cataratas secundarias se desarrollan principalmente como resultado de la aparición de otra enfermedad en el cuerpo (por ejemplo, la diabetes juvenil u otro problema ocular). El desarrollo de la catarata secundaria también ha sido asociado con ciertos medicamentos (por ejemplo, los esteroides).

  • las cataratas traumáticas
    Los ojos, o el ojo que ha sufrido una lesión podría desarrollar una catarata traumática inmediatamente después del incidente o años después.

  • las cataratas relacionadas con la edad
    La mayoría de las cataratas se relacionan con el envejecimiento.

Fotografía de un gráfico estándar para la revisión de la vista

¿Cómo se diagnostican las cataratas?

Además de los antecedentes médicos completos y de un examen ocular de su hijo, los procedimientos de diagnóstico para las cataratas pueden incluir los siguientes:

  • el examen de agudeza visual  -  la tabla común para el examen de la visión, que mide la capacidad visual a diversas distancias.

  • la dilatación de la pupila  -  la pupila se dilata con gotas oftálmicas para permitir un examen minucioso de la retina del ojo y del cristalino.

Además, se pueden realizar otros exámenes para ayudarlo a aprender más acerca de la salud y la estructura de los ojos de su hijo.

El tratamiento para las cataratas

El tratamiento específico para las cataratas será determinado por el médico del niño basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de la enfermedad

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución de la enfermedad

  • su opinión o preferencia

El tratamiento se adapta al niño y al tipo de catarata que padece. En algunos casos, la pérdida de la visión a causa de una catarata puede regularse con anteojos o lentes de contacto. Sin embargo, se suele recomendar la extirpación quirúrgica de las cataratas en los bebés y los niños.

Proteja los ojos de su hijo del sol

Aunque los padres llegan a verdaderos extremos para proteger la piel de sus hijos de los nocivos rayos del sol, muchos olvidan que también es necesario proteger los ojos. Cerca de la mitad de los padres estadounidenses no se aseguran que sus niños habitualmente usen gafas de sol que garanticen la protección contra los rayos UV. La exposición al sol puede predisponer a los niños a problemas potenciales de la visión en una etapa posterior de la vida.

El sol puede provocar quemaduras en las córneas, cáncer de los párpados, cataratas y degeneración macular entre otros problemas. Además, los niños son más susceptibles porque el cristalino de sus ojos no bloquea tanto los rayos UV como el de los adultos. Los niños generalmente pasan más tiempo al aire libre que sus padres, con frecuencia en lugares donde hay mucho reflejo del sol – playas, piscinas y parques de diversión. El daño a los ojos provocado por la exposición al sol es acumulativo.

La protección de los ojos de su hijo del sol es simple:

  • Asegúrese de que su hijo use un sombrero de ala ancha que haga sombra en su rostro.

  • Cómprele a su hijo gafas para el sol que bloqueen ambos tipos de rayos UV. Asegúrese que las gafas para el sol calcen bien y le resulten confortables.