Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Descripción General de los Trastornos del Estado de Ánimo

¿Qué son los trastornos del estado de ánimo?

Los trastornos del estado de ánimo, a veces llamados trastornos afectivos, son una categoría en los problemas de la salud mental que incluye todos los tipos de depresión y el trastorno bipolar .

Durante la década de los ochenta, los profesionales de la salud mental comenzaron a reconocer los síntomas de los trastornos del estado de ánimo en niños y adolescentes, así como también en adultos. Sin embargo, los niños y adolescentes no necesariamente experimentan ni exhiben los mismos síntomas que los adultos. Es más difícil diagnosticar los trastornos del estado de ánimo en los niños debido a que ellos no siempre son capaces de expresar sus sentimientos. Hoy en día, los médicos e investigadores creen que los trastornos del estado de ánimo en niños y adolescentes siguen siendo uno de los problemas de la salud mental que se diagnostica con menos frecuencia. Los adolescentes que se ven afectados por este tipo de trastorno son más propensos a sufrir otros (algunos de los más frecuentes son los trastornos de la ansiedad, la conducta perturbadora y los trastornos por abuso de sustancias) que pueden persistir mucho después de haber solucionado los episodios de depresión iniciales.

¿Cuáles son las causas de los trastornos del estado de ánimo?

Aún se desconoce la causa exacta de los trastornos del estado de ánimo en adolescentes. Existen sustancias químicas en el cerebro responsables de los estados de ánimo positivos. Otras, llamadas neurotransmisores, regulan aquellas sustancias que afectan el estado de ánimo. Es muy probable que la depresión (y otros trastornos del estado de ánimo) se produzca debido a un desequilibrio químico en el cerebro. Ciertos acontecimientos en la vida de una persona, como por ejemplo, los cambios no deseados, pueden también contribuir a que se produzca este desequilibrio.

Los trastornos afectivos suelen presentarse en un mismo grupo familiar y se consideran herencia multifactorial. La expresión herencia multifactorial significa que existen "muchos factores" involucrados que, generalmente, son tanto genéticos como ambientales. Los factores que producen el rasgo o condición generalmente son tanto genéticos y ambientales, con la participación de una combinación de genes de ambos padres. En lo referido a los rasgos multifactoriales, a menudo uno de los sexos (el masculino o el femenino) se ve afectado con mayor frecuencia que el otro. Parece haber un umbral de expresión diferente, lo que significa que uno de los sexos tiene mayor probabilidad de evidenciar el problema que el otro.

¿A quiénes afectan los trastornos del estado de ánimo?

Cualquier persona puede sentirse triste o deprimida a veces. Sin embargo, los trastornos del estado de ánimo son más intensos y más difíciles de controlar que estos sentimientos de tristeza normales. Los hijos de alguien que sufre un trastorno del estado de ánimo tienen mayores posibilidades de desarrollar también un trastorno de este tipo. No obstante, se debe también tener en cuenta que el estrés y ciertos acontecimientos en la vida pueden exponer o potenciar los sentimientos de tristeza o depresión y hacerlos más difícil de controlar.

A veces, los problemas cotidianos pueden desencadenar un episodio de depresión. Existen determinadas situaciones como por ejemplo, un divorcio, la muerte de un ser querido, el fin de una relación afectiva o los problemas académicos, donde la presión puede resultar difícil de sobrellevar. Como consecuencia de esto y el estrés, un adolescente puede experimentar ciertos sentimientos de tristeza o depresión o, si padece un trastorno del estado de ánimo, es posible que le sea más difícil controlarlo.

La posibilidad de padecer depresión en las mujeres en la población general es casi el doble (12 por ciento) que en los hombres (6.6 por ciento). Una vez que una persona de la familia recibe el diagnóstico, aumenta la probabilidad de que los hermanos y los hijos reciban un diagnóstico similar. También los familiares de personas depresivas corren un riesgo mayor de sufrir un trastorno bipolar (síndrome maníaco depresivo). La probabilidad de que los hermanos o hijos de una persona depresiva sufran también un trastorno bipolar es del 0,3 al 2 por ciento.

La probabilidad de sufrir el síndrome maníaco depresivo (o trastorno bipolar) en los hombres y mujeres de la población general es de alrededor del 2.6 por ciento. Una vez que una persona de la familia recibe el diagnóstico, aumenta la probabilidad de que los hermanos y los hijos reciban un diagnóstico similar. También los familiares de personas maníaco depresivas corren un riesgo mayor de sufrir depresión. La probabilidad de que los hermanos o hijos de una persona con este síndrome sufran de depresión es del 6 al 28 por ciento.

¿Cuáles son los diferentes tipos de trastornos del estado de ánimo?

A continuación se enumeran los tipos de trastornos del estado de ánimo que sufren con mayor frecuencia niños y adolescentes:

  • depresión grave  -  estado de ánimo deprimido o irritable o una pérdida de interés o de placer considerables por las actividades habituales que perdura, junto con otros signos, durante al menos dos semanas.

  • trastorno distímico (distimia)  -  estado de ánimo crónico deprimido o irritable de bajo grado que perdura por lo menos durante un año.

  • trastorno bipolar (síndrome maníaco depresivo)  -  episodios maníacos (período de euforia) generalmente intercalados con períodos de depresión.

  • trastorno del estado de ánimo debido a un cuadro clínico general  -  muchas enfermedades (entre ellas, el cáncer, las lesiones, las infecciones y las enfermedades crónicas) pueden desencadenar síntomas de depresión.

  • trastorno del estado de ánimo producido por sustancias  -  síntomas de depresión debidos a los efectos de la medicación u otras formas de tratamiento, abuso de drogas o exposición a toxinas.

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos del estado de ánimo?

Según la edad y el tipo de trastorno del estado de ánimo que presentan, los adolescentes pueden evidenciar síntomas de depresión diferentes. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de un trastorno del estado de ánimo. Sin embargo, cada niño y cada adolescente puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • sentimientos persistentes de tristeza

  • sentimiento de desesperanza o desamparo

  • baja autoestima

  • sensación de ineptitud

  • culpabilidad excesiva

  • deseos de morir

  • pérdida de interés en actividades habituales o que antes disfrutaban

  • dificultades en las relaciones afectivas

  • alteraciones del sueño (por ejemplo, insomnio o hipersomnia)

  • cambios en el apetito o el peso

  • disminución de la energía

  • dificultad para concentrarse

  • disminución de la capacidad de tomar decisiones

  • pensamientos suicidas o intentos de suicidio

  • molestias físicas frecuentes (por ejemplo, dolores de cabeza, dolores de estómago o fatiga)

  • intentos o amenazas de escaparse del hogar

  • hipersensibilidad ante el fracaso o el rechazo

  • irritabilidad, hostilidad, agresión

Con la presencia de un trastorno del estado de ánimo, estos sentimientos se potencian y se presentan de forma más intensa que los estados de ánimo que se consideran normales en los adolescentes. También es motivo de preocupación que estos sentimientos persistan o que interfieran con el interés del adolescente de estar con sus amigos o de participar en las actividades cotidianas del hogar o de la escuela. Todo adolescente que expresa algún tipo de idea suicida debe ser sometido a una evaluación inmediatamente.

Entre otros de los signos de un potencial trastorno del estado de ánimo en un adolescente se incluyen los siguientes:

  • dificultad para obtener logros en la escuela

  • enojo constante

  • conducta rebelde

  • problemas con la familia

  • dificultades con amigos y pares

Los síntomas de los trastornos del estado de ánimo pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas psiquiátricos. Siempre consulte al médico de su hijo adolescente para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostican los trastornos del estado de ánimo?

Los trastornos del estado de ánimo son cuadros clínicos reales, no son algo que el adolescente simplemente vaya a "superar".

Un psiquiatra u otro profesional de la salud mental normalmente diagnostica los trastornos del estado de ánimo a partir de una evaluación psiquiátrica completa. También resulta beneficioso evaluar a la familia del adolescente, de ser posible, y contar con toda la información que sus maestros y demás personas encargadas de su cuidado pudieran suministrar.

Tratamiento para los trastornos del estado de ánimo

El tratamiento específico para los trastornos del estado de ánimo será determinado por el médico de su hijo adolescente basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de los síntomas de su hijo

  • el tipo de trastorno del estado de ánimo

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

Es importante saber que los trastornos del estado de ánimo pueden a menudo tratarse eficazmente. El tratamiento siempre debe basarse en una evaluación integral del adolescente y de la familia y puede incluir, solo o en combinación, lo siguiente:

  • medicamentos (especialmente cuando se los combina con psicoterapia, resultan efectivos para el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo en niños y adolescentes)

  • psicoterapia para el adolescente (generalmente, terapia cognitiva conductual o interpersonal), orientada a modificar la visión distorsionada que tiene el adolescente de sí mismo y de su entorno, a intentar superar las relaciones complicadas y a identificar los factores de estrés de su entorno para que aprenda a evitarlos

  • terapia familiar

  • consultas en la escuela del adolescente

Los padres desempeñan un papel fundamental de apoyo en cualquier proceso de tratamiento.

Cómo prevenir los trastornos del estado de ánimo

Aún se desconocen las medidas preventivas que permitan reducir la incidencia de los trastornos del estado de ánimo en los adolescentes. Sin embargo, la detección e intervención precoces pueden reducir la gravedad de los síntomas, estimular el crecimiento y el desarrollo normal y mejorar la calidad de vida de los adolescentes que tienen trastornos del estado de ánimo.