Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Hábito de Fumar y las Enfermedades Respiratorias

Datos sobre el hábito de fumar y las enfermedades respiratorias:

Las enfermedades causadas por el hábito de fumar matan a más de 438.000 personas en Estados Unidos cada año. De hecho, el hábito de fumar es directamente responsable de la mayoría de los casos de cáncer de pulmón (el 87 por ciento), de enfisema y de bronquitis crónica. Incluso con las campañas en contra del tabaco y las cláusulas de exención de responsabilidad médica, mucha gente sigue fumando o empieza a fumar todos los años. Mas de 1.100 adolescentes más jóvenes que la edad 17 hacen fumadores regulares cada día.

¿Cuáles son los riesgos asociados con el hábito de fumar?

Los fumadores no sólo incrementan su riesgo de padecer una enfermedad de los pulmones, incluido el cáncer de pulmón, sino que también tienen mayor riesgo de otras enfermedades, incluyendo las enfermedades cardiacas, el enfisema, la apoplejía y el cáncer de la boca. En lo que respecta a las enfermedades de los pulmones, el hábito de fumar aumenta el riesgo de padecer, entre otras, las siguientes enfermedades:

  • Bronquitis crónica
    La bronquitis crónica es una inflamación persistente de los bronquios (las vías respiratorias grandes) que se caracteriza por tos productiva durante un largo período de tiempo.

  • Enfisema
    El enfisema, una enfermedad pulmonar crónica que afecta a los sacos de aire de los pulmones (alvéolos), se caracteriza por dificultad respiratoria, tos, fatiga, trastornos del sueño y del corazón, pérdida de peso y depresión.

  • Cáncer de pulmón
    El cáncer de pulmón, una multiplicación continua y anormal de las células que puede provocar bultos, masas o tumores, puede empezar en el revestimiento de los bronquios (vías respiratorias grandes), o en otras áreas del sistema respiratorio. El cáncer de pulmón puede provocar tos a medida que el tumor crece. Otros síntomas pueden ser dolor constante en el pecho, dificultad respiratoria, sibilancias, infecciones en los pulmones recurrentes, esputos sanguinolentos o de color marrón rojizo, ronquera, hinchazón del cuello y de la cara, dolor y debilidad en el hombro, el brazo o la mano y fiebre inexplicable. El hábito de fumar, incluso el humo de segunda mano, es la principal causa del cáncer de pulmón.

Los síntomas de las enfermedades pulmonares asociadas al tabaco pueden parecerse a los de otras condiciones pulmonares o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Que tan peligroso es el humo de segunda mano?

El humo de segunda mano, es decir, el que exhala el fumador, y el que emite la colilla de un cigarrillo, un puro o una pipa, causa cerca de 3.000 muertes por cáncer del pulmón al año en personas que no son fumadoras. También llamado el hábito de fumar involuntario o fumar pasivamente puede provocar también enfermedades del corazón. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes asociados con la exposición al humo de segunda mano. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Irritación de los ojos, la nariz y la garganta.

  • Tos.

  • Flema excesiva (mucosidad en los conductos de aire).

  • Dolor o molestias en el pecho.

Los niños y los bebés que se exponen al humo del tabaco son más propensos a tener infecciones de oído y asma, y tienen un mayor riesgo de síndrome de muerte súbita (su sigla en inglés es SIDS) que los niños y bebés que no están expuestos al tabaco.

Los síntomas del humo de segunda mano pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar?

Las personas que dejan de fumar pueden restablecerse de algunas de los daños que se han ido produciendo en sus pulmones a lo largo de los años. Otros de los beneficios del dejar de fumar incluyen los siguientes:

  • Disminución del riesgo de enfermedad del pulmón.

  • Disminución del riesgo de enfermedad del corazón.

  • Disminución del riesgo de cáncer.

  • Reducción en las manchas de nicotina en los dedos y los dientes.

  • Reducción en los episodios de tos seca.

  • Eliminación del olor rancio de los cigarrillos en la ropa y el cabello.

  • Mejoría en el olfato y gusto.

¿Cómo afecta el fumar cigarros el riesgo de una persona de padecer cáncer de pulmón u otros tipos de cáncer?

En la década de los años 1990, los puros se pusieron de moda, atrayendo a personas de todas las edades. Aunque se consideran menos perjudiciales para la salud, en realidad los puros suponen el mismo riesgo que los cigarrillos para el cáncer de la boca, o incluso más. Aunque muchos fumadores de puros no inhalan el humo, el riesgo para el cáncer de la boca, garganta y esófago es el mismo que en los fumadores de cigarrillos. Tenga en cuenta lo siguiente:

  • Comparados con los no fumadores, los fumadores de cigarros que inhalan el humo tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de la boca, cáncer de esófago y  cáncer de laringe.

  • Los fumadores de puros que fuman, inhalando el humo, cinco cigarros al día tienen el mismo riesgo de desarrollar cáncer de pulmón que los fumadores de cigarrillos que fuman un paquete al día. 

  • El humo de los puros que inhalan los fumadores pasivos contiene toxinas y sustancias que producen cáncer (sustancias cancerígenas) similares a las del humo que inhalan los fumadores pasivos de cigarrillos, aunque en mayores concentraciones.

Dejar de fumar:

Dejar de fumar es una tarea tanto física como mental. Mentalmente, usted debería estar preparado y relativamente libre de estrés. Físicamente, necesita comprometerse a realizar ejercicio a diario y dormir lo suficiente. Las personas que intentan dejar de fumar se encuentran con dos obstáculos: la adicción física a la nicotina y la dependencia psicológica. La Academia Americana de la Otorrinolaringología (American Academy of Otolaryngology) y la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association) ofrecen una serie de consejos prácticos para conseguir dejar el tabaco:

  1. Piense por qué quiere dejarlo.

  2. Elija una temporada en la que no esté estresado para dejarlo.

  3. Busque apoyo y ánimos en sus familiares, amigos y compañeros de trabajo.

  4. Comience una actividad o ejercicio diario que le ayude a deshacerse del estrés y que mejore su salud.

  5. Descanse mucho.

  6. Mantenga una dieta balanceada.

  7. únase a un programa para dejar de fumar o a algún grupo de apoyo.

En algunos casos, los fumadores pueden ayudarse de productos sustitutivos de la nicotina para conseguir superar el hábito de fumar. Con dichos productos, el fumador sigue consumiendo nicotina, aunque en cantidades inferiores a las de un cigarrillo, para superar su ansia de esta sustancia. Sin embargo, el beneficio de tomar productos sustitutivos la nicotina es la eliminación del alquitrán y los gases tóxicos que emiten los cigarrillos. Las mujeres embarazadas o lactantes, y las personas con otras enfermedades, deben consultar con su médico antes de utilizar sustitutivos de la nicotina. Algunos ejemplos de productos sustitutivos de la nicotina son los siguientes:

  • Chicles de nicotina  -  chicles que se venden sin receta y que liberan pequeñas cantidades de nicotina para ayudar a reducir el síndrome de abstinencia.

  • Parches de nicotina  -  parches que se venden sin receta y que se aplican en la parte superior del cuerpo una vez al día; liberan una dosis constante de nicotina y contribuyen a reducir la necesidad de fumar.

  • Inhaladores o aerosoles nasales de nicotina  -  son productos sustitutivos de la nicotina que se venden con receta médica y que ayudan a reducir los síntomas de la abstinencia de la nicotina (es necesaria la aprobación de un médico para poder utilizarlos).