Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Cistitis Intersticial

¿Qué es la cistitis intersticial (su sigla en inglés es IC)?

La cistitis intersticial es un trastorno crónico y complejo que se caracteriza por la inflamación o irritación de la pared de la vejiga. Puede formar cicatrices y causar rigidez en la vejiga, disminución de la capacidad de la vejiga y glomerulaciones (puntos sangrantes). La cistitis intersticial también se conoce como:

  • Síndrome doloroso de la vejiga.

  • Síndrome de disuria urgente y frecuente.

¿Qué causa la cistitis intersticial?

La causa de la cistitis intersticial todavía no se conoce y los pacientes no responden al tratamiento con antibióticos. Los científicos están investigando muchas teorías para comprender las causas de la cistitis intersticial y determinar los tratamientos apropiados.

¿Cuáles son los síntomas de la cistitis intersticial?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la cistitis intersticial. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Orinar frecuentemente.

  • Sensación de presión, dolor y sensibilidad alrededor de la vejiga, la pelvis y el periné (el área entre el ano y la vagina o entre el ano y el escroto).

  • Coito doloroso.

  • En los hombres, malestar o dolor en el pene y en el escroto.

  • En la mayoría de las mujeres los síntomas pueden empeorar alrededor del ciclo menstrual.

El estrés también puede intensificar los síntomas, pero el estrés no ocasiona los síntomas.

Los síntomas de la cistitis intersticial pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la cistitis intersticial?

Puesto que no hay ningún examen definitivo para el diagnóstico de la cistitis intersticial, y debido a que sus síntomas son similares a los de otros trastornos urinarios, puede ser necesario efectuar varios exámenes y procedimientos de diagnóstico. Además del examen físico y el historial médico completo, los procedimientos para diagnosticar la cistitis intersticial pueden incluir los siguientes:

  • Análisis de orina  -  examen de la orina practicado en el laboratorio para detectar la presencia de varias células y productos químicos, como glóbulos rojos, glóbulos blancos, infección o exceso de proteína.

  • Cultivo de orina y citología.

  • Cistoscopia (llamada también cistouretroscopia)  -  examen en el cual un tubo flexible con un dispositivo visualizador se introduce a través de la uretra para examinar la vejiga y el tracto urinario e investigar anomalías estructurales u obstrucciones, como los tumores o cálculos.

  • Biopsia de la pared de la vejiga  -  procedimiento en el que se extraen muestras de tejido (con una aguja o durante una cirugía) para examinarlas con un microscopio con el fin de determinar si existen células cancerosas o anormales.

  • Exámenes de laboratorio de las secreciones de la próstata (en los hombres).

Tratamiento de la cistitis intersticial:

El tratamiento específico de la cistitis intersticial será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

Actualmente no hay una forma específica para diagnosticar la cistitis intersticial y no hay cura para ella, lo cual dificulta el tratamiento. Por eso, el objetivo de los tratamientos es principalmente aliviar los síntomas, y éstos pueden incluir:

  • Distensión de la vejiga  -  procedimiento que ayuda a aumentar la capacidad de la vejiga e interfiere con las señales de dolor que son transmitidas por las células nerviosas de la vejiga.

  • Instilación de la vejiga (llamado también lavado o baño de la vejiga)  -  la vejiga se llena de una solución que se mantiene por períodos de tiempo variables, desde unos pocos segundos hasta 15 minutos, antes de drenarla a través de un catéter.

  • Medicamentos.

  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (su sigla en inglés es TENS)  -  se introducen en el cuerpo pulsos eléctricos leves por minutos u horas, dos o más veces al día, ya sea a través de cables colocados en la parte baja de la espalda o a través de dispositivos especiales introducidos en la vagina de las mujeres o en el recto de los hombres.

  • Adiestramiento de la vejiga  -  el paciente vacía la vejiga a las horas estipuladas y usa técnicas de relajación y distracciones para poder mantener el horario establecido. Gradualmente el paciente trata de prolongar el tiempo entre las micciones estipuladas.

  • Cirugía.

El control de la cistitis intersticial también puede incluir:

  • Modificación alimenticia
    Ninguna evidencia científica relaciona la dieta con la cistitis intersticial, pero algunos médicos y pacientes creen que el alcohol, los tomates, las especias, el chocolate, las bebidas con cafeína y las cítricas, así como las comidas ácidas pueden contribuir a la inflamación de la vejiga. Por eso, el eliminar estas sustancias de la dieta puede ayudarle a eliminar algunos síntomas.

  • Fumar
    El tabaco es una de las principales causas conocidas del cáncer de la vejiga.

  • Ejercicio
    El ejercicio puede ayudar a aliviar los síntomas o a acelerar la remisión.