Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Trastorno Obsesivo Compulsivo

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

El trastorno obsesivo compulsivo es un trastorno de la ansiedad en el cual quienes lo padecen tienen un pensamiento, temor o preocupación irracional que tratan de superar mediante una actividad ritualizada para reducir su ansiedad. Los pensamientos o imágenes perturbadores y frecuentes se denominan obsesiones y los rituales que se llevan a cabo para evitarlos o disiparlos se llaman compulsiones.

¿Qué son las obsesiones y cuál es su relación con el OCD?

Las obsesiones son pensamientos, temores o preocupaciones irracionales que se repiten con frecuencia y generan gran ansiedad pero no se pueden controlar a través del razonamiento. Entre las obsesiones más comunes podemos citar las siguientes:

  • Preocupación exagerada por la suciedad o los gérmenes.

  • Dudas constantes (por ejemplo, el individuo puede dudar repetidamente de si apagó los hornillos de la cocina).

  • Necesidad de colocar los objetos en un orden muy especial.

  • Pensamientos sobre la violencia o la posibilidad de lastimar a alguien.

  • Largos períodos dedicados a manipular o contar objetos.

  • Preocupación por el orden o la simetría.

  • Pensamientos constantes de realizar actos sexuales repugnantes.

  • Pensamientos preocupantes que están en contra de las propias convicciones religiosas.

Si bien los individuos que padecen obsesiones tienen clara conciencia de que sus pensamientos no son razonables y están desligados de los problemas de la vida real, esta conciencia no basta para disiparlos.

En su intento por librarse de tales pensamientos obsesivos, quienes sufren de trastorno obsesivo compulsivo (OCD) adoptan un comportamiento compulsivo.

¿Qué son las compulsiones y cuál es su relación con el OCD?

Las compulsiones son conductas repetitivas y ritualizadas que se llevan a cabo para reducir la ansiedad provocada por las obsesiones. He aquí algunos ejemplos de compulsiones:

  • Lavarse las manos repetidamente (a veces, más de 100 veces por día).

  • Verificar y volver a verificar (repetidamente) que la puerta está cerrada o que el horno está apagado.

  • Establecer reglas de orden rígidas (por ejemplo, ponerse la ropa en el mismo orden todos los días, ordenar alfabéticamente las especias de la alacena y disgustarse si este orden se altera).

Las conductas obsesivo compulsivas pueden ser exageradas, perturbadoras y consumen mucho tiempo, interfiriendo así con las actividades cotidianas y las relaciones humanas.

¿A quiénes afecta el trastorno obsesivo compulsivo?

El trastorno obsesivo compulsivo comienza a menudo en la adolescencia o la juventud pero también puede presentarse en la infancia. Es una enfermedad que afecta a hombres y mujeres por igual y que, aparentemente tiene origen familiar. Es bastante común que el OCD vaya acompañado de otros tipos de ansiedad, depresión, trastornos alimentarios o abuso de drogas. Quienes lo padecen tienden a evitar situaciones en las cuales deban enfrentar sus obsesiones y pueden recurrir al alcohol o las drogas para aliviarse, aunque sin éxito.

¿Cómo se diagnostica el OCD?

Sólo se diagnostica el OCD cuando tales actividades compulsivas:

  • Consumen por lo menos una hora diaria.

  • Son muy angustiantes.

  • Interfieren con la vida cotidiana.

Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

Tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo:

El tratamiento específico del OCD será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos.

  • Tratamiento psicológico.