Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Ecografía

 

¿Qué es la ecografía?

Una ecografía es un procedimiento de diagnóstico no invasivo (no se perfora la piel) utilizado para evaluar ciertas estructuras de tejido blando, como los músculos, los vasos sanguíneos y los órganos.

La ecografía utiliza un transductor que envía ondas sonoras ultrasónicas de una frecuencia demasiado alta para ser oídas. Cuando el transductor se coloca en determinados lugares y ángulos, las ondas sonoras ultrasónicas atraviesan la piel y otros tejidos del cuerpo hasta llegar a los órganos y estructuras internas. Las ondas sonoras rebotan en los órganos como un eco y regresan al transductor. El transductor recoge las ondas reflejadas, que luego son convertidas por una computadora en una imagen electrónica de los órganos o tejidos bajo estudio.

Ilustración del procedimiento de una ecografía transabdominal
Click Image to Enlarge

Los diferentes tipos de tejidos del cuerpo afectan la velocidad de desplazamiento de las ondas sonoras. El sonido se desplaza más rápido por el tejido óseo y se mueve más lento por el aire. El transductor interpreta la velocidad de regreso de las ondas sonoras y la proporción que regresa como los distintos tipos de tejido.

Se coloca un gel conductor transparente entre el transductor y la piel para facilitar el movimiento continuo del transductor sobre la piel y para eliminar el aire existente entre ambos a fin de lograr la mejor conducción del sonido.

Al utilizar también otra tecnología de ultrasonido durante una ecografía, se puede evaluar el flujo sanguíneo. Un transductor de ultrasonido capaz de evaluar el flujo sanguíneo contiene una sonda Doppler. La sonda Doppler en el transductor evalúa la velocidad y la dirección del flujo sanguíneo en el vaso, haciendo que las ondas sonoras se vuelvan audibles. El grado de intensidad de las ondas sonoras audibles indica la tasa de flujo sanguíneo de un vaso sanguíneo. La ausencia o debilidad de estos sonidos puede indicar una obstrucción (bloqueo) en el flujo sanguíneo.

Las ecografías se utilizan para ver el funcionamiento de los órganos internos (en “tiempo real”, como una transmisión de televisión en vivo) y para evaluar el flujo sanguíneo a través de diversos vasos. Los procedimientos ecográficos se utilizan a menudo para examinar diversas partes del cuerpo, como el abdomen, los senos, la pelvis femenina, la próstata, el escroto, las glándulas tiroides y paratiroides, y el sistema vascular. Durante el embarazo, se hacen ecografías para evaluar el desarrollo del feto.

Los avances tecnológicos en el campo del ultrasonido ahora incluyen imágenes que se pueden visualizar en tres dimensiones (3-D) y/o en cuatro dimensiones (4-D).  La dimensión agregada en la visualización de 4-D es el movimiento, es decir, se trata de una visualización en 3-D con movimiento.

¿Cuáles son los distintos tipos de ecografía?

Existen diferentes técnicas de ecografía para diferentes trastornos. Entre los ejemplos de algunos de los tipos más comunes de exámenes ecográficos se incluyen los siguientes:

  • Ecografía Doppler - utilizada para ver las estructuras internas del cuerpo, mientras se evalúa el flujo sanguíneo al mismo tiempo. La ecografía Doppler puede determinar si existe algún problema en las venas y arterias.

  • Ecografía vascular - utilizada para ver el sistema vascular y su funcionamiento o para detectar coágulos de sangre.

  • Ecocardiograma - utilizado para ver el corazón y sus válvulas, y para evaluar la eficacia de la capacidad de bombeo del corazón.

  • Ecografía abdominal - utilizada para detectar cualquier anomalía de los órganos abdominales (por ejemplo, riñones, hígado, páncreas, vesícula biliar), como piedras en la vesícula o tumores.

  • Ecografía renal - utilizada para examinar los riñones y el tracto urinario.

  • Ecografía obstétrica - utilizada para controlar el desarrollo del feto.

  • Ecografía pélvica - utilizada para determinar que provoca el dolor de pelvis, como un embarazo ectópico en las mujeres, o para detectar tumores o masas.

  • Ecografía del seno - utilizada para examinar una masa en el tejido del seno.

  • Ecografía de la tiroides - utilizada para ver la tiroides y detectar cualquier anomalía.

  • Ecografía del escroto - utilizada para investigar el dolor de testículos en profundidad.

  • Ecografía de la próstata - utilizada para examinar cualquier nódulo que se haya notado durante una exploración física.

  • Ecografía del aparato musculoesquelético - utilizada para examinar cualquier dolor muscular o articular para identificar condiciones como un desgarro.

  • Ecografía intervencionista - utilizada para ayudar al cirujano durante una operación mínimamente invasiva o una biopsia.

  • Ecografía intravascular (IVUS, por su sigla en inglés) - se utiliza para visualizar y medir en forma directa el interior de los vasos sanguíneos.

  • Ecografía endoscópica - se utiliza para obtener una ecografía directa del interior de una cavidad u órgano del cuerpo, utilizando un transductor de ultrasonido dentro de un endoscopio (un tubo pequeño y flexible que lleva una luz y una lente en su extremo).

¿Cómo se realizan las ecografías?

Las ecografías pueden hacerse de forma ambulatoria o como parte del cuidado hospitalario. Aunque cada hospital puede tener protocolos específicos, normalmente el procedimiento de una ecografía sigue este proceso:

  1. Se untará una sustancia parecida a un gel en la zona del cuerpo que va a someterse a la ecografía (el gel actúa como conductor).

  2. Utilizando un transductor, un aparato que envía ondas de ultrasonido, se transmitirá el ultrasonido a través del cuerpo del paciente.

  3. El sonido del transductor se reflejará en las estructuras internas del cuerpo, y la información de los sonidos será analizada por una computadora.

  4. La computadora creará una imagen de estas estructuras en una pantalla de televisión. Las imágenes en movimiento pueden ser grabadas en una cinta de video.

  5. No se han confirmado efectos biológicos adversos en los pacientes u operadores del instrumento debido a la exposición al ultrasonido.