Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Rehabilitación Neurológica

¿Qué es la rehabilitación neurológica?

La rehabilitación neurológica es un programa supervisado por un médico y diseñado para las personas con enfermedades, traumatismos o trastornos del sistema nervioso. La rehabilitación neurológica con frecuencia puede mejorar la funcionalidad, aliviar los síntomas y aumentar el bienestar del paciente.

¿Que condiciones pueden mejorar con la rehabilitación neurológica?

Las lesiones, las infecciones, las enfermedades degenerativas, los defectos estructurales, los tumores y los trastornos del aparato circulatorio pueden deteriorar el sistema nervioso. Entre las condiciones que pueden mejorar con la rehabilitación neurológica se incluyen, entre otras, las siguientes:

  • Trastornos vasculares - como los ataques cerebrales isquémicos (causados por coágulos de sangre), los ataques cerebrales hemorrágicos (causados por sangrado en el cerebro) y los accidentes isquémicos transitorios (su sigla en inglés es TIA).

  • Infecciones - como la meningitis, la encefalitis, la poliomielitis y los abscesos cerebrales.

  • Traumatismos - como las lesiones cerebrales y de la médula espinal.

  • Trastornos estructurales o neuromusculares - como la parálisis de Bell, la espondilosis cervical, el síndrome del túnel carpiano, los tumores del encéfalo o de la médula espinal, la neuropatía periférica, la distrofia muscular, la miastenia grave y el síndrome de Guillain-Barré.

  • Trastornos funcionales - los dolores de cabeza, la epilepsia, los mareos y la neuralgia.

  • Trastornos degenerativos - como la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica (su sigla en inglés es ALS) y la corea de Huntington.

El equipo de rehabilitación neurológica:

Los programas de rehabilitación neurológica se pueden llevar a cabo como paciente interno o en clínica externa. Muchos profesionales capacitados forman parte del equipo de rehabilitación neurológica, incluyendo algunos o todos de los siguientes:

  • Neurólogo / neurocirujano.

  • Ortopeda / cirujano ortopédico.

  • Fisiatra.

  • Internista.

  • Enfermera o enfermero de rehabilitación.

  • Dietista.

  • Fisioterapeuta.

  • Terapeuta ocupacional.

  • Logopeda (especialista en lenguaje).

  • Trabajador social.

  • Psicólogo / psiquiatra.

  • Terapeuta recreativo.

  • Coordinadores de la atención médica.

  • Audiólogo.

  • Capellán.

  • Consejero vocacional.

El programa de rehabilitación neurológica:

Un programa de rehabilitación neurológica se diseña para atender a las necesidades de cada paciente en particular, dependiendo de su problema o enfermedad específicos. La participación activa del paciente y su familia son fundamentales para el éxito del programa.

El objetivo de la rehabilitación neurológica es el de ayudar al paciente a recuperar el máximo nivel posible de funcionalidad e independencia y a mejorar su calidad de vida general tanto en el aspecto físico como en los aspectos psicológico y social.

Para poder conseguir dichos objetivos los programas de rehabilitación neurológica pueden incluir lo siguiente:

  • Ayuda con las actividades cotidianas (su sigla en inglés es ADL) como comer, vestirse, bañarse, ir al baño, escribir a mano, cocinar y las tareas básicas de la casa.

  • Logoterapia para ayudar a los pacientes a hablar, leer, escribir o tragar.

  • Control del estrés, la ansiedad y la depresión.

  • Reentrenamiento de la vejiga y el intestino.

  • Ejercicios para mejorar la movilidad (el movimiento), el control muscular, la marcha (la forma de caminar) y el equilibrio.

  • Programas de ejercicios para mejorar el movimiento, evitar o disminuir la debilidad causada por la falta de uso, controlar la espasticidad y el dolor y mantener el arco de movilidad.

  • Reeducación de las habilidades sociales y de conducta.

  • Consejo dietético.

  • Participación en los grupos de apoyo de la comunidad.

  • Actividades para mejorar los deterioros cognoscitivos, como por ejemplo las dificultades de concentración, atención, memoria y juicio.

  • Ayudar a obtener dispositivos de asistencia para promover la independencia.

  • Educación y asesoramiento del paciente y su familia.

  • Medidas para la seguridad y la independencia y necesidades para los cuidados en el hogar.

  • Control del dolor.

  • Control del estrés y apoyo emocional.

  • Consejo dietético.

  • Consejo vocacional.