Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Sistema Biliar: Anatomía y Funciones

Dibujo de la anatomía del sistema biliar
Click Image to Enlarge

Anatomía del sistema biliar:

El sistema biliar consta de órganos y conductos (conductos biliares, vesícula biliar y estructuras asociadas) que participan en la producción y transporte de la bilis. El transporte de la bilis sigue esta secuencia:

  1. Las células del hígado segregan la bilis que es recolectada por un sistema de conductos, los cuales a su vez confluyen en los conductos derecho e izquierdo del hígado.

  2. Por último, estos conductos drenan su contenido en el conducto hepático común.

  3. El conducto hepático común se une después con el conducto cístico de la vesícula biliar para formar el conducto biliar común que va del hígado al duodeno (primera sección del intestino delgado).

  4. No obstante, no toda la bilis pasa directamente al duodeno. Aproximadamente un 50 por ciento de la bilis producida por el hígado se acumula primero en la vesícula biliar, un órgano con forma de pera, localizado directamente debajo del hígado.

  5. Cuando se ingieren alimentos, la vesícula se contrae y suelta en el duodeno la bilis acumulada, que ayuda a degradar las grasas.

Funciones del sistema biliar:

Entre las funciones principales del sistema biliar se incluyen las siguientes:

  • Drenar en el duodeno los productos de desecho del hígado.

  • Ayudar a la digestión liberando bilis de forma controlada.

La bilis es un líquido amarillo verdoso (formado por productos de desecho, colesterol y sales biliares) que segregan las células del hígado, y sus dos funciones principales son las siguientes:

  • Acarrear los desechos.

  • Degradar las grasas durante la digestión.

La sal biliar es el componente que posibilita la degradación y absorción de las grasas. La bilis, que se excreta del cuerpo en forma de heces, es lo que hace que éstas tengan color marrón oscuro.