Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Dermatitis Atópica ó Eczema

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica, también llamada eczema, es un desorden de la piel hereditario y crónico que afecta mayormente a los bebés o a los niños pequeños, y puede persistir hasta que el niño alcanza la adolescencia o la edad adulta. El eczema provoca comezón, enrojecimiento y escamación.

Los padres con eczema tienen más probabilidades de tener hijos con eczema. La condición puede agravarse debido a la acción de diferentes desencadenantes como sustancias irritantes ambientales, alergias y estrés.

El eczema tiende a agudizarse en épocas de estrés, cuando la temperatura es extremadamente elevada o baja, cuando el paciente sufre una infección bacteriana o cuando la piel resulta irritada por el contacto con tejidos (lana) o detergentes. Entre los niños que tienen eczema, la mayoría muestra signos de eczema en el primer año de vida y el 90 por ciento en los 5 primeros años.

¿Cuáles son los síntomas del eczema?

La distribución del eczema puede variar con la edad. En bebés y niños pequeños, el eczema suele localizarse en la cara, la parte externa de los codos y en las rodillas. En los niños mayores y adultos, en cambio, tiende a manifestarse en manos y pies, brazos y en la parte posterior de las rodillas. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del eczema. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Piel reseca, con comezón.

  • Pequeños bultos que se abren y exudan al rascarse.

  • Enrojecimiento e inflamación de la piel.

  • Engrosamiento de la piel (en el caso de eczema crónico).

El rascado y frotamiento excesivos pueden rasgar la piel y provocar una infección. Los síntomas de eczema pueden parecerse a los de otras condiciones de la piel. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el eczema?

La dermatitis atópica es muy común. En Estados Unidos, más de 15 millones de adultos y niños padecen esta afección de la piel. El Instituto Nacional para la Artritis y las Enfermedades Muscoloesqueléticas y de la Piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases) estima que al menos el 20 por ciento de los bebés y los niños sufren de dermatitis atópica. El diagnóstico suele determinarse con un examen físico y la historia médica. El diagnóstico puede incluir:

  • Antecedentes familiares (los niños nacidos de una madre que tiene una enfermedad alérgica son más propensos a desarrollar eczema).

  • Antecedentes personales de alergia o asma.

  • Exámenes de sangre.

Tratamiento del eczema:

El tratamiento específico del eczema será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad (o la de su hijo), su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la reacción.

  • Su tolerancia (o la de su hijo) a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la reacción.

  • Su opinión o preferencia.

No existe cura para el eczema. Los objetivos del tratamiento consisten en reducir la picazón e inflamación de la piel, humectar la piel y prevenir las infecciones.

Control de los síntomas de eczema:

Las siguientes son sugerencias para el control del eczema:

  • Evite el contacto con agentes irritantes, según lo indique su médico.

  • Tome baños o duchas cortos con agua tibia.

  • Emplee buenas técnicas de cuidado de la piel.

  • No utilice jabones fuertes. Solicite a su médico que le recomiende una marca.

  • Vístase con ropa ligera – el sudor puede empeorar el eczema.

  • Utilice lociones lubricantes al menos una vez al día. Solicite a su médico que le recomiende una marca.

  • Evite rascar el área afectada.

  • Disminuya al mínimo el estrés.

Su médico puede también recetarle medicamentos en los casos severos. Los siguientes medicamentos son los más utilizados para tratar el eczema:

  • antihistamínicos -  estos medicamentos ayudan a disminuir la comezón. La difenildramina (Benadryl®) o la hidroxicina (Atarax®) son ejemplos de este tipo de antihistamínico. Estos medicamentos pueden causar somnolencia. Existen algunos antihistamínicos nuevos disponibles en el mercado que no provocan somnolencia. Consulte a su médico para obtener más información.

  • cremas esteroides -  estos medicamentos tópicos ayudan a disminuir la inflamación de la piel y también alivian la comezón y la hinchazón. y también alivian la comezón y la hinchazón. Hay diversos esteroides tópicos de distintas concentraciones. El uso excesivo de esteroides es potencialmente dañino para la piel. Siga el consejo del médico de su hijo.

  • antibióticos orales - Estos medicamentos derivan del moho o las bacterias y retrasan el crecimiento de microorganismos específicos. Se puede tomar una muestra de una parte del cuerpo que se sospecha que está infectada para realizar un cultivo en un laboratorio, a fin de determinar qué tipo de antibiótico se debe usar en procura del tratamiento más eficaz. Siga las indicaciones para la dosificación y la administración cuidadosamente y consulte a su médico según sea necesario.

  • ciclosporina oral - Este medicamento se usa principalmente para prevenir un rechazo después de un trasplante de órgano. Suprime el sistema inmunológico y tiene otros efectos secundarios que deben observarse. Consulte a su médico según sea necesario.

  • fototerapia (terapia de luz) - Lo más seguro es recibir este tratamiento con supervisión médica, pero la terapia de luz no se ofrece en todas las clínicas dermatológicas. Se ofrecen dispositivos para la terapia de luz en el hogar, pero es posible que el seguro no cubra el costo. El método más eficaz usa unidades de luz UVB (ultravioleta B) de banda angosta. Asegúrese de seguir cuidadosamente las instrucciones del fabricante para evitar lesiones. 

  • inmunomoduladores tópicos (TIM) - Los inmunomoduladores tópicos son una clase nueva de medicamentos para el tratamiento del eczema. Estos medicamentos se aplican directamente sobre la piel para modificar la respuesta inmunológica.