Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Lactancia Eficaz

¿Qué es la lactancia eficaz?

Un bebé que se amamanta de forma eficaz da señales de que está dispuesto a recibir alimento, se coloca en una posición adecuada para mamar, se prende con firmeza al seno y succiona la leche.

  • señales de que debe alimentarse al bebé
    Para lograr una lactancia eficaz, el bebé debe despertarse y hacerle saber a su madre que desea recibir alimento con la suficiente frecuencia durante 24 horas. Observe a su bebé y comience a amamantarlo cuando advierta cualquiera de las siguientes señales:

    • saca la lengua

    • hace movimientos propios de la succión

    • busca el seno de la madre

    • cabecea contra el colchón o el cuello u hombro de la madre

    • se lleva las manos a la cara o boca

    • emite chillidos


    El llanto es una señal tardía de hambre; muchos bebés tienen dificultades para prenderse una vez que comienzan a llorar debido a la frustración.

  • posiciones de amamantamiento
    El bebé se prende con mayor facilidad si se encuentra cómodo, en una buena posición para alimentarse. Las posiciones de amamantamiento más comunes incluyen las siguientes:

    • cuna  -  se sostiene al bebé sobre el brazo que se encuentra del mismo lado que el seno del que va a mamar; la madre sostiene el seno con la mano opuesta; el cuerpo del bebé se vuelve hacia la madre, de modo que su vientre esté en contacto con el de ella.

    • cuna cruzada  -  se sostiene la cabeza del bebé con la mano opuesta al seno del que va a mamar; la madre sostiene el seno con la mano; el cuerpo del bebé se vuelve hacia la madre, de modo que su vientre esté en contacto con el de ella.

    • pelota de fútbol  -  la cabeza del bebé se sostiene con la mano del lado del seno del que va a mamar; el cuerpo del bebé se apoya sobre una almohada y queda debajo del brazo del mismo lado que se va a amamantar.

    • recostada de lado, usando la posición de cuna modificada  -  en esta posición, el bebé está acostado cerca de la madre; ambos cuerpos quedan frente a frente. Si a usted le resulta incómodo apoyar el brazo sobre una almohada, pruebe rodeando al bebé con su brazo. De esta manera, resulta poco probable que usted se dé la vuelta sobre el bebé en caso de quedarse dormida. Además, en esta posición la cabeza del bebé se ubica en un buen ángulo para prenderse al seno, y a mayor altura que el estómago, lo cual puede resultar útil en el caso de los bebés que tienen tendencia a regurgitar.

Dibujo sobre la lactancia materna, acostada de lado con la posición de cuna modificada
Click Image to Enlarge

En cualquiera de las posiciones, acerque el bebé al seno, no el seno al bebé: siéntese en una silla o sofá amplio y cómodo, y coloque una almohada, almohadón o almohada especial para amamantar sobre su regazo para levantar al bebé. El bebé debe sostenerse de manera que quede en la posición correcta para succionar, tragar y respirar durante el amamantamiento. Si el bebé está en la posición correcta, debe poder trazarse una línea recta desde el lóbulo de su oreja hasta el muslo, sin importar cuál sea la posición de amamantamiento adoptada. Si se sostiene al bebé en posición de cuna o de cuna cruzada, no se podrá ver el brazo del bebé que esté más cerca del cuerpo de la madre.

  • cómo lograr que el bebé se prenda al seno con fuerza
    Para ayudar al bebé a prenderse con fuerza, sosténgase el seno con la mano desde abajo. Una buena manera de sostener el seno para las posiciones de cuna o cuna cruzada es hacerlo formando la letra C con los dedos, es decir, con el pulgar por encima del seno y los demás dedos por debajo (al menos a 3,75 a 5 centímetros [1 1/2 a 2 pulgadas] por debajo del pezón). En cambio, cuando el bebé se coloca en la posición de amamantamiento llamada de "fútbol", se suele sostener el seno con la mano en forma de "U", es decir, con el pulgar sobre un lado del seno y el resto de los dedos sobre el otro lado, una variación del modo que se describe anteriormente. Si sus senos son pequeños, es posible que no necesite seguir sosteniéndolos una vez que el bebé empiece a mamar, pero las madres que tienen senos grandes con frecuencia deben sujetarlos hasta que el bebé termine de alimentarse.

    Para ayudar al bebé a prenderse correctamente, roce los labios del bebé con el pezón y espere a que abra bien la boca. Luego, acerque al bebé al seno con un movimiento rápido. El bebé debe tomar el seno con la boca bien abierta y su barbilla y nariz deben quedar en contacto con el seno. Los labios del bebé deben proyectarse como una trompeta o como los labios de un pez, no deben estar fruncidos o vueltos hacia dentro. Si se baja el labio inferior del bebé, debe verse la lengua deslizándose por delante de la encía inferior. También la lengua debe "ahuecarse" en torno al pezón y la aréola.

    No presione el seno cerca de la aréola pensando que así ayudará al bebé a respirar, pues de ese modo alejaría el pezón de la parte posterior de la boca del bebé, que es donde debe estar. La nariz del bebé tiene una forma ideal para quedar bien "aplastada" contra el seno de la madre durante el amamantamiento. Es por eso que la nariz del bebé es plana, para poder prenderse con firmeza y a la vez respirar. Si quiere facilitar la respiración del bebé, acerque la parte inferior del cuerpo del bebé hacia usted o levante el seno en lugar de presionarlo.

    Existe una razón por la que se dice "dar el pecho" y no "dar el pezón". Si el bebé no se prende con firmeza a la aréola, sino que se prende superficialmente, se verá como si estuviera "colgando" del extremo del pezón. En ese caso, no podrá extraer leche como es debido. Como consecuencia, la cantidad de leche que el bebé recibe disminuye, de modo que cada toma puede llevarle más de 45 minutos y es posible que el bebé no aumente de peso como debería. Asimismo, es más probable que los pezones de la madre se agrieten o le duelan.

Dibujo sobre la lactancia materna, cuando el bebé toma el pezón
Click Image to Enlarge

Make an Appointment

Call: 800.922.0000

Publications

Connect