Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Verifique que su Hogar Sea Seguro para que un Niño No Se Intoxique

Find more information about this topic in the following health library:

Más de la mitad (52 por ciento) de todas las intoxicaciones tratadas en salas de emergencia afectan a niños menores de seis años. Más de 1,2 millones de niños de hasta cinco años de edad se intoxican cada año en los EE.UU. Los productos comunes que los adultos utilizan a diario en el hogar pueden transformarse en venenos peligrosos en las manos de un niño.

Intoxicaciones en la niñez frecuentes en el hogar

  • productos que se guardan en botellas o latas viejas en lugar de sus recipientes originales

  • productos que se retiran del lugar en el que estaban guardados y se dejan en lugares al alcance de los niños

  • productos que se guardan en armarios y cajones sin llave a los que los niños pueden acceder con facilidad

  • productos que son visibles para niños muy curiosos

  • envoltorios de seguridad que no se utilizan o mecanismos de cierre resistentes a la manipulación por niños que no se utilizan nuevamente luego de la apertura

Consejos para reducir las intoxicaciones accidentales en el hogar

  • Pegue un papel con el número de teléfono del centro de intoxicaciones cerca del teléfono. El número de teléfono universal para los Estados Unidos es 800-222-1222. Las llamadas se dirigen al centro de intoxicación local.

  • Enseñe a su hijo acerca de los venenos desde temprana edad.

  • Guarde todos los medicamentos y productos domésticos que compre en envoltorios resistentes a la manipulación por niños. Recuerde que "resistente a la manipulación por niños" no significa "a prueba de niños".

  • Guarde los medicamentos, productos de limpieza domésticos, artículos de tocador, pinturas, barnices, disolventes, pesticidas, fertilizantes y otros productos peligrosos en sus recipientes originales, con las etiquetas correspondientes, y coloque los recipientes en un armario con cerrojo. Coloque pasadores de seguridad en las puertas de cajones y armarios.

  • Nunca guarde productos no comestibles en recipientes para comidas o bebidas, aunque se le coloquen las etiquetas correspondientes. Es probable que los niños no puedan leer la etiqueta.

  • Deseche las drogas vencidas arrojándolas en el inodoro.

  • El alcohol es venenoso para los niños. Nunca ofrezca bebidas alcohólicas a los niños, ni siquiera en pequeñas cantidades. Guarde las bebidas alcohólicas fuera del alcance de los niños.

  • Guarde los productos que contienen tabaco, las cerillas, los encendedores y los ceniceros fuera del alcance de los niños.

  • Aprenda los nombres de sus plantas de interior y exterior. Ubique las plantas venenosas lejos del alcance de los niños.

  • Recorra los cuartos gateando y ubíquese al nivel de los ojos, para examinar todos los lugares a los que los niños puedan acceder en cuatro patas. Asegúrese de desechar toda sustancia que pudiera resultar peligrosa.

  • No tome medicamentos delante de los niños, ya que son grandes imitadores. No le diga a un niño que el medicamento es dulce para convencerlo de que lo tome.

  • Lea las etiquetas detenidamente cada vez que deba administrar un medicamento. Muchos niños se intoxican accidentalmente porque se les administra el medicamento o la dosis equivocada. A menudo, las equivocaciones ocurren durante la noche. Por lo tanto, asegúrese de encender la luz para administrar el medicamento.

  • Lea las etiquetas de todos los productos antes de comprarlos o utilizarlos. Compre los productos menos tóxicos.

  • Tenga cuidado cuando visita a otras personas, se aloja en hoteles o recibe visitas en su casa. A los niños les gusta investigar los bolsos y las maletas, porque son objetos que le resultan atractivos.

  • Si está trabajando con productos venenosos y suena el teléfono o el timbre de la puerta, lleve los productos con usted cuando vaya a atender. No los deje al alcance de los niños siquiera por un instante.

De ahora en más, ciertos productos para el hogar de uso corriente llevarán tapas de seguridad para los niños.

En 2002, la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor votó la obligatoriedad de que ciertos productos para el hogar de uso corriente lleven tapas de seguridad. Los productos, todos ellos hidrocarburos oleosos, son poco espesos y resbaladizos y, al beberlos, los niños pueden ahogarse si las sustancias llegan a sus pulmones. Al recubrir el interior de los pulmones, los productos pueden causar neumonía química. La nueva norma entrará en vigencia dentro de los próximos 12 meses. Entre los productos que deberán llevar tapa de seguridad se incluyen:

  • aceites para bebés

  • protectores solares

  • secadores de esmaltes para uñas

  • aceites capilares

  • aceites para el baño, aceites para el cuerpo y aceites para masajes

  • cremas limpiadoras de maquillaje

  • algunos productos químicos para automotores (aditivos para gasolina, limpiadores de inyección de combustible y limpiadores para carburador)

  • solventes limpiadores (limpiadores oleosos para maderas, limpiadores para metal, quitamanchas y removedores de adhesivos)

  • algunos repelentes de agua con productos minerales que se usan para las cubiertas, zapatos y equipo deportivo

  • aceite doméstico de uso general

  • solventes que contienen kerosene y que se utilizan para limpiar armas

Los productos oleosos que son más densos y espesos no causan problemas ya que no es fácil que sean aspirados hacia los pulmones.