Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Luxaciones

Find more information about this topic in the following health library:

¿Qué es una luxación?

Una luxación se produce cuando al aplicar una fuerza extrema sobre un ligamento se separan los extremos de dos huesos conectados. Los ligamentos son bandas flexibles de tejido fibroso que unen diversos huesos y cartílagos.

También unen los huesos en una articulación. La sobrecarga sobre los ligamentos de las articulaciones puede causar una luxación de la articulación. Las articulaciones de la cadera y del hombro, por ejemplo, se llaman articulaciones de bola y cótilo (de rótula). La fuerza extrema ejercida sobre los ligamentos de estas articulaciones puede causar que la cabeza del hueso (bola) se salga de forma parcial o completa del cótilo.

Dibujo de los tipos de articulaciones
Click Image to Enlarge

La articulación que se luxa con mayor frecuencia es el hombro.

Las luxaciones no son frecuentes en los niños más pequeños porque sus cartílagos de crecimiento (zonas de crecimiento óseo situadas en los extremos de los huesos largos) son más débiles que los músculos o tendones.En lugar de esto, los niños tiene mayor predisposición a fracturas que a las luxaciones.

¿Cuáles son los síntomas de una luxación?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la luxación. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor en la zona lesionada

  • Hinchazón en la zona lesionada

  • Dificultad para utilizar o mover normalmente la zona lesionada

  • Deformidad de la zona luxada

  • Calor, moretones o enrojecimiento en la zona lesionada

Los síntomas de la luxación pueden parecerse a los de otras condiciones médicas. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica una luxación?

El médico de su hijo hace el diagnóstico con un examen físico, Durante el cual obtendrá la historia clínica completa del niño y le preguntará cómo se produjo la lesión.

Los procedimientos para el diagnóstico pueden ayudar en la evaluación del problema. Entre los procedimientos de diagnóstico pueden incluirse los siguientes:

  • Radiografía  -  estudio de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.

  • Imágenes por resonancia magnética (IRM, su sigla en inglés es MRI.)  -  procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras dentro del cuerpo.

Tratamiento para la luxación

El tratamiento específico para una luxación será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • Qué tan avanzada está la lesión

  • El tipo de lesión

  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas para la evolución del trastorno

  • Su opinión o preferencia

Todas las luxaciones requieren de una atención médica inmediata ya que pueden ocurrir fracturas junto con las luxaciones.

El tratamiento inicial de una luxación incluye reposo, hielo, compresión y elevación (su sigla en inglés es R.I.C.E.). Las luxaciones pueden reducirse de manera espontánea, esto significa que los extremos de los huesos pueden reubicarse solos. Sin embargo, en los casos en que las luxaciones no se reubican, el médico de su hijo necesitará colocar la articulación en su lugar para que se consolide. Se le proporcionará un sedante a su hijo para que se tranquilice antes del procedimiento. Los sedantes también ayudarán a la relajación de los músculos circundantes a la articulación luxada, para que ésta puede vuelva a su lugar con mayor facilidad.

El médico de su hijo puede recomendar lo siguiente para reducir la luxación o para facilitar la consolidación posterior:

  • Férula/yeso - inmoviliza la zona luxada para facilitar la alineación y el proceso de consolidación del hueso, evita que la zona lesionada se mueva o se use.

  • Medicamentos (para el control del dolor)

  • Tracción - aplicación de una fuerza con el fin de estirar ciertas partes del cuerpo en una dirección específica. Se efectúa mediante poleas, cuerdas, pesas y un marco metálico puesto en la cama o sobre ella. El propósito de la tracción es estirar los músculos y los tendones ubicados alrededor de los extremos de los huesos para facilitar la reducción de la luxación.

  • Intervención quirúrgica (especialmente en caso de luxaciones recurrentes, o si un músculo, tendón o ligamento se ha desgarrado gravemente).

Entre las recomendaciones adicionales se pueden incluir:

  • Restricción de actividades (mientras se consolida la luxación)

  • Muletas, silla de ruedas (para que su hijo se pueda mover durante el proceso de consolidación)

  • Fisioterapia (para estirar y fortalecer los músculos, ligamentos y tendones lesionados)

Perspectivas a largo plazo luego de una luxación

Las luxaciones suelen ser raras en los niños más pequeños, mientras que sí suelen suceder en los adolescentes. Es importante que su hijo respete las restricciones de actividades y, o los programas de rehabilitación mediante estiramiento o fortalecimiento para evitar lesiones futuras.