Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

En el Trabajo

Find more information about this topic in the following health library:

El amamantamiento en el trabajo

Cuando regrese al trabajo, levántese un poco más temprano de lo habitual a fin de contar con el tiempo necesario para amamantar a su bebé antes de partir. A muchas madres les resulta más fácil mantener la producción de leche si amamantan al bebé antes de tomar una ducha o de prepararse para ir al trabajo y luego lo amamantan nuevamente antes de dejar al bebé con la especialista en el cuidado de bebés.

Si es posible, establezca una rutina de extracción sobre la base del horario normal de amamantamiento del bebé, especialmente cuando regrese al trabajo por primera vez. No obstante, su bebé, su producción de leche y usted se ajustarán a una nueva rutina si puede extraer la leche con la frecuencia necesaria. Muchas madres descubren que las sesiones de extracción son más breves cuando pueden extraer leche a la misma hora, aproximadamente, todos los días.

La mayoría prefiere extraer leche de ambos senos a la vez con un equipo de recolección doble cada tres horas, durante un lapso de entre 10 y 15 minutos. La extracción doble permite reducir el tiempo de extracción, pero se necesitan varias sesiones para "vaciar" los senos, a fin de mantener una producción de leche regular y evitar las molestias en los senos. La realización de extracciones con una frecuencia menor durante más de 15 minutos no permite mantener la producción de leche. Si usted no puede mantener una rutina de extracción regular en el trabajo, extraiga pequeñas cantidades de leche durante las pausas para ir al baño. Si transcurre mucho tiempo entre una extracción y otra, resulta más difícil mantener la producción de leche.

No realice una sesión de extracción al final de un día de trabajo (a menos que descubra que su bebé ya se ha alimentado bien). Puede amamantar a su bebé cuando se lo entregue el especialista en el cuidado de bebés o apenas llegue a su casa. Solicite al especialista en el cuidado de bebés que no alimente al bebé, o que limite la cantidad de leche suministrada si el bebé está hambriento, una o dos horas antes de que usted llegue a su hogar. De esta manera podrá asegurarse de que su bebé aún querrá alimentarse cuando usted llegue. Puede llamar al especialista en el cuidado de bebés antes de salir del trabajo, para que éste sepa que usted está en camino.

Es posible que deba organizar sus actividades durante la noche a fin de pasar más tiempo con su bebé cuando regrese al hogar. El amamantamiento durante la noche y los fines de semana puede facilitar el mantenimiento de la producción de leche y permitirle disfrutar el tiempo compartido con su bebé luego de la separación.

A medida que su bebé crece y se agregan paulatinamente alimentos sólidos y otros líquidos a su dieta, es posible que usted note que no necesita extraer leche con la misma frecuencia para satisfacer las necesidades de su hijo en cuanto al suministro de leche materna. Sin embargo, la interrupción de las sesiones de extracción debe realizarse en forma gradual, una por vez. Una vez que se incorporen alimentos sólidos a la dieta del bebé en pequeñas cantidades, el especialista en cuidado infantil puede encargarse de suministrárselos para que la lactancia continúe cuando usted está presente. De esta manera también podrá comenzar a extender gradualmente el tiempo transcurrido entre una sesión y otra.

Independientemente del régimen horario, los primeros días o semanas posteriores al regreso al trabajo pueden ser complicados, hasta que usted y su bebé establezcan una nueva rutina. Es posible que atraviese un período de adaptación, durante el cual su cuerpo y su bebé responderán a los cambios producidos. Algunas madres experimentan una reducción en la producción de leche durante la primera semana en que regresan al trabajo debido al estrés y las modificaciones producidas en los horarios. Si esto sucede, la realización de frecuentes sesiones de extracción debería solucionar el problema y aumentar la producción de leche. Siga amamantando a su bebé con la mayor frecuencia posible cuando no esté trabajando.

Si tiene alguna duda o dificultad con respecto a la preparación para el regreso al trabajo durante el período de lactancia o de transición, consulte con un médico o un especialista acreditado en lactancia (su sigla en inglés es IBCLC) para obtener información, sugerencias o ayuda.

Make an Appointment

Call: 800.922.0000

Publications

Connect