Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Pañales y, o la Erupción del Pañal

Find more information about this topic in the following health libraries:

¿En qué consiste el cambio de pañales?

El cambio de pañales constituye una parte esencial del cuidado del bebé. Hasta que el niño aprende a usar el baño, generalmente a los 3 años de edad, las deposiciones y la orina se recogen en los pañales. Se calcula que un bebé usa entre seis y diez pañales por día (es decir, aproximadamente 2000 a 3000 pañales por año). Al tener que realizar tantos cambios de pañales, los padres desean aprender a hacerlo con rapidez y facilidad.

Por lo general, hay dos opciones: pañales de tela o desechables. Cada tipo tiene sus ventajas y desventajas. No se puede decir con precisión cuáles son mejores. Cada padre debe decidir cuál es la mejor opción para su bebé y su familia en particular. En muchos casos, la familia decide utilizar ambos tipos. A continuación se enumeran las ventajas y desventajas de cada tipo de pañal.

Pañales de tela

Ventajas

Desventajas

  • suaves para la delicada piel del bebé

  • servicio de entrega disponible

  • más económicos que los desechables

  • pueden volver a utilizarse

  • permiten que la piel del bebé respire y ayudan a curar la erupción del pañal

  • puede haber filtraciones, deben utilizarse con una cubierta impermeable o ropa interior

  • si se lavan en el hogar, esta tarea demanda mucho tiempo

  • para desinfectar los pañales de tela debe utilizar agua, detergente y energía

  • no son cómodos en caso de viajes

Los pañales desechables

Ventajas

Desventajas

  • son convenientes y desechables

  • protegen a la piel del bebé de la humedad gracias al material absorbente

  • permiten un mejor control de infecciones en las guarderías

  • son cómodos en caso de viajes

  • se desechan en áreas residuales sanitarias de materiales y heces no-biodegradables

  • muchos padres no les cambian el pañal al bebé hasta que no esté completamente saturado, lo cual aumenta el riesgo de erupción

  • más costosos

Cómo cambiar el pañal al bebé

A muchos padres primerizos el cambio de pañal a un bebé que se retuerce les resulta una tarea complicada. Las primeras experiencias pueden ser frustrantes si se desconoce cómo manejar al bebé o cómo colocar el pañal. Sin embargo, no le llevará mucho tiempo adquirir práctica en el cambio de pañales, y la mayoría de los padres logran hacerlo muy bien.

A continuación le proporcionamos algunos consejos para que pueda cambiar pañales de manera cómoda y adecuada:

  • Coloque un cambiador o un tapete sobre una superficie a la altura de su cintura. De este modo, evitará inclinarse y forzar la espalda.

  • Tenga encima o debajo de la mesa todos los elementos necesarios, pañales, pañitos y demás. No descuide al bebé en ningún momento, ni siquiera por un instante.

  • Recueste al bebé en un tapete lavable o desechable, apoyado sobre la mesa de cambiar pañales.

  • Coloque al bebé sobre la mesa de cambiar pañales con la cabeza hacia la izquierda o derecha. La mayoría de los padres se sienten más cómodos colocándolo hacia un lado más que al otro.

  • Abra un pañal limpio y apártelo.

  • Despegue las cintas adhesivas o broches del pañal sucio. Sostenga las piernas del bebé con una mano y tire la parte delantera del pañal hacia abajo con la otra mano.

  • Si el pañal está sucio, limpie las deposiciones con la parte delantera del pañal, pasándolo por sobre la piel del bebé hacia la parte trasera. Nunca limpie desde atrás hacia adelante, puesto que puede causar infección en el tracto urinario.

  • Limpie suavemente con un paño la zona del cuerpo del bebé cubierta por el pañal, dejando el pañal sucio plegado debajo del bebé. Asegúrese de hacerlo desde adelante hacia atrás.

  • Levante las piernas del bebé y deslice el pañal hacia afuera, alejándolo del bebé.

  • Coloque la parte trasera del pañal limpio debajo del bebé y tire la parte delantera hacia arriba por entre las piernas del bebé.

  • Pegue las cintas adhesivas o abroche cuidadosamente las esquinas del pañal hasta unirlas. Entre el pañal y el abdomen del bebé debe haber un espacio de al menos dos dedos.

  • Coloque el pañal sucio en un recipiente próximo a la mesa de cambiar pañales para ahorrarse pasos. Lo más recomendable es un cesto que se abra al pisar un pedal. (Se recomienda arrojar las deposiciones sólidas en el baño antes de desechar el pañal al cesto. De este modo, el olor no será tan intenso y mantendrá el ambiente en mejores condiciones.)

Si bien esto parece muy técnico, el cambio de pañal no le tomará demasiado tiempo después de haberlo hecho varias veces. Algunos consejos especiales que debe recordar al cambiar un pañal son:

  • Mantenga el pene del varón cubierto en todo momento, podría salir por el aire un chorro de orina, empapando el cambiador, el piso o su cara.

  • En caso de deposiciones pegajosas, sostenga bien las piernas del bebé de manera que no las introduzca en el pañal.

  • Si hubo filtraciones, es posible que deba cambiarle la ropa al bebé junto con el pañal. Posiblemente, también deba bañarlo si las deposiciones se extienden por la espalda o las piernas del bebé.

  • Puede cantar o hablarle al bebé para mantenerlo entretenido mientras le cambia el pañal. En caso de bebés más grandes de edad, puede designar un juguete especial para la hora del cambio de pañales.

  • El tamaño y la forma del pañal varían según el fabricante. Es posible que una determinada marca sea adecuada para su bebé durante varios meses y, luego, comience a filtrarse. Si la marca que utiliza no le da buen resultado, pruebe otra.

Erupción del pañal por honguillos

Algunas erupciones del pañal son consecuencia de un honguillo llamado Candida Albicans. éstas suelen ocasionar problemas cuando el bebé ya tiene una erupción del pañal, está bajo tratamiento con antibióticos o tiene aftas. Cuando se presenta este tipo de erupción, la piel se pone roja y en carne viva; la irritación cubre una zona grande y está circundada por manchas rojas. Consulte al médico de su hijo para que le recete una crema especial para el tratamiento de la erupción y siga las instrucciones mencionadas anteriormente. Bajo el tratamiento adecuado, estas erupciones suelen mejorar en dos a tres días.

Consulte al médico de su bebé si:

  • se desarrollan vesículas o úlceras grandes (más de 2,5 centímetros [1 pulgada] de ancho)

  • la erupción no mejora en tres días

  • la erupción se endurece, se torna rojo brillante, en carne viva o sangra

  • se desarrollan granos, vesículas, furúnculos, úlceras o costras

  • la erupción le afecta el sueño

  • la erupción se disemina más allá de la zona cubierta por el pañal

  • su hijo comienza a sentirse enfermo o tiene fiebre inexplicable

El cuidado de la erupción del pañal

La mayoría de los bebés tendrán en un momento u otro una erupción del pañal. Las nalgas del bebé están en contacto frecuente con humedad, bacterias y amoníaco, y el pañal les roza la piel. Todos los bebés y los niños que empiezan a caminar que usan pañales corren riesgo de contraer esta erupción. Es más fácil prevenir una erupción que curarla. Algunos tratamientos para diversas erupciones incluyen los siguientes:

  • cambio frecuente de pañales
    Es fundamental mantener la zona limpia y seca. Controle el pañal a menudo, a cada hora si el bebé tiene una erupción, y cámbielo según sea necesario. Contrólelo al menos una vez durante la noche.

  • limpieza suave
    Si lava la delicada piel del bebé con jabón de manera frecuente e intensa, puede debilitar la barrera de protección natural que la recubre. Lave suave pero completamente, incluyendo los pliegues de la piel. No utilice paños si su bebé tiene una erupción, dado que pueden provocarle ardor y aumentar la irritación. Puede darle baños de asiento con agua tibia durante varios minutos cada vez que le cambie el pañal. De este modo, lo limpiará y aliviará a la vez. También puede verter agua con una jarra o utilizando una botella con atomizador sobre la zona afectada. No utilice jabón salvo que las heces sean muy pegajosas, en cuyo caso puede utilizar un jabón suave; lave delicadamente y enjuague bien. También puede utilizar bolitas de algodón o aceite para bebé.

  • seque la zona con una tela o toalla de papel o deje al bebé sin pañales durante un momento
    Seque la piel al aire libre o muy suavemente con una tela delicada o una toalla de papel. También puede utilizar un secador de pelo de aire frío. Deje la piel descubierta al aire tanto tiempo como sea posible. No ajuste demasiado el pañal ni utilice ropa interior de goma hermética. Si utiliza pañales desechables, puede hacerles orificios para permitir la aireación.

  • protección de la piel
    La vaselina de petróleo (Vaseline®) proporciona una buena capa protectora, incluso sobre la piel enrojecida y ulcerada, y se limpia fácilmente. Existe en el mercado una gran cantidad de otros ungüentos; compruebe cuál le da mejor resultado a su hijo y siga las recomendaciones de su médico.

    Tenga cuidado al usar polvos; asegúrese de que el bebé no los inhale. No utilice talco ya que el bebé correría el riesgo de contraer neumonía. El almidón de maíz reduce la fricción y puede prevenir futuras erupciones.

Cómo evitar la erupción del pañal

El cambio inmediato de pañales y una buena limpieza son las mejores armas. Las erupciones de pañal pueden presentarse indistintamente si utiliza pañales de tela o desechables. Ciertas marcas de pañales pueden provocar erupciones en algunos niños, o bien pueden presentar sensibilidad a ciertos jabones utilizados para lavar los pañales de tela. Si utiliza pañales de tela, agregue blanqueadores marca Clorox®, Borax® o Purex® al lavado. Asegúrese de enjuagar bien el pañal.

Orina

Los bebés humedecen el pañal con orina varias veces por día. La cantidad de pañales utilizados por día es un buen indicador de cuánto líquido ingiere el bebé. Aunque en ocasiones es difícil determinar cada cuánto debe cambiarse un pañal desechable, por lo general, el bebé utiliza al menos siete pañales por día. Si el bebé moja menos de siete pañales por día, es posible que no esté ingiriendo suficiente cantidad de líquido.

Normalmente, la orina del bebé es transparente y amarillenta. Cualquier cambio en el olor y el color puede indicar un problema. Si la orina del bebé es de color amarillo oscuro o rosada, es posible que no esté ingiriendo suficiente cantidad de líquido.

Consulte al médico de su bebé si tiene dudas sobre la frecuencia de cambio y la cantidad de pañales que utiliza su hijo.

Deposiciones

La primera deposición del recién nacido se llama meconio, que es la sustancia negra-verdosa y pegajosa que se forma en los intestinos durante el desarrollo fetal. El bebé puede realizar varias deposiciones de meconio antes de que esta sustancia desaparezca por completo del sistema del bebé. Las deposiciones siguientes tienen aspecto de semilla y son de un color amarillo verdoso. Los bebés alimentados con leche materna suelen tener deposiciones más frecuentes, a veces, una por cada vez que comen y hasta algunas entre comidas. Dichas deposiciones a menudo son flojas, de color amarillo y tienen aspecto de semillas. Los bebés alimentados con leche de fórmula tiene deposiciones más espesas, de un color más beige.

En algunas ocasiones, los bebés pueden constiparse, aunque esto no es común en los bebés alimentados con leche materna. Si el bebé tiene deposiciones sólo una vez por día o menos y las heces son firmes y formadas, es posible que esté constipado. Un bebé constipado hace fuerza o se queja.

Si las deposiciones cambian notablemente y toman un aspecto mucoso o acuoso, es posible que el bebé tenga diarrea. En dicho caso, debe consultar al médico de su hijo.

Hable con el médico de su hijo sobre las deposiciones del bebé y la frecuencia y el aspecto de las mismas.

Make an Appointment

Call: 800.922.0000

Publications

Connect