Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Llegada del Bebé a su Hogar

Find more information about this topic in the following health library:

A pesar de que la llegada del bebé a su hogar luego de una estadía de días o semanas en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) es una ocasión feliz, puede también crear ansiedad en los padres. El alta del bebé depende de muchos factores. Cada bebé debe ser evaluado en forma individual y su familia debe estar preparada para brindarle cualquier tipo de cuidado especial que requiera.

La Academia Estadounidense de Pediatría (The American Academy of Pediatrics, AAP) ha propuesto ciertas pautas para dar el alta a un recién nacido de alto riesgo. La siguiente información general sobre altas está basada en dichas pautas. Teniendo en cuenta las necesidades y el trastorno médico de su bebé, consulte con el médico de su hijo para obtener información más específica.

En general, los bebés pueden recibir el alta cuando:

  • evidencian un aumento de peso constante.

  • su temperatura es estable en una cuna común.

  • pueden ser alimentados con biberón o amamantados sin que presenten dificultades respiratorias u otros problemas.

  • sus capacidades cardíaca y respiratoria son estables y maduras.

También es necesario:

  • cualquier tipo de inmunización o estudio de detección que sea necesario, incluidos los de visión y audición.

  • evaluar el riesgo de complicaciones en el futuro.

  • planificar el tratamiento de los problemas médicos que continúan.

Los padres y las demás personas a cargo en el hogar deben recibir instrucciones acerca de:

  • la alimentación.

  • los cuidados básicos para el bebé (baños, cuidado de la piel, cómo tomar la temperatura, etc.).

  • la reanimación cardiopulmonar (su sigla en inglés es CPR) para bebés.

  • los síntomas de enfermedades.

  • la protección en el automóvil y las posiciones de sueño seguras del bebé.

  • el uso y el cuidado de dispositivos o equipamiento médicos especiales.

  • la administración de medicamentos.

  • los procedimientos o cuidados especiales como por ejemplo, la aspiración de secreciones o la colocación de apósitos especiales.

El plan de control continuo para cada bebé abarca la asignación de un pediatra de atención primaria y especialistas para atender cualquier necesidad que el bebé pudiera tener. Además, se incluye la preparación del hogar para su llegada, que implica adaptar la casa para que sea posible proveer los servicio y cuidados adecuados y alojar el equipamiento necesario para hacerlo.

Siempre que sea posible, pida una sala para padres para estar con su bebé una o dos noches antes de recibir el alta. En general, esto ayuda a los padres a desarrollar confianza ya que pueden ocuparse del cuidado de su bebé, pero, si fuera necesario, también contar con la ayuda inmediata de los enfermeros y demás profesionales de la salud. Solicite el número de la línea de emergencia o el del centro médico en el caso que surja alguna duda cuando su bebé ya esté en su hogar.