Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Técnicas para la Extracción de la Leche

Find more information about this topic in the following health library:

Las técnicas para la extracción de la leche

Deberá realizar la extracción de la leche y mantener la producción de la misma hasta que su bebé de alto riesgo esté preparado y sea capaz de extraerla por sí mismo de forma eficaz al ser amamantado. La mayoría de las madres que deben suministrar leche a recién nacidos de alto riesgo obtienen más cantidad en menos tiempo mediante un sacaleche eléctrico de uso hospitalario con un equipo de recolección doble.

Cómo planificar una rutina de extracción de leche

Deberá extraer leche al menos ocho veces en 24 horas. Aun si utiliza un sacaleche eléctrico de calidad, le resultará de utilidad aprender a extraer leche manualmente, en caso de que en algún momento le falte alguna pieza del equipo cuando deba realizar una extracción.

No posponga ni prolongue el tiempo entre la sesiones de extracción durante los primeros tres a cinco días después del parto. Es posible que no logre extraer nada de leche durante las primeras sesiones, y que sólo obtenga algunas gotas en varias sesiones posteriores. La leche que se produce antes del tercer al quinto día después del parto se denomina calostro y, por lo general, se produce en pequeñas cantidades. Sin embargo, el calostro es especialmente rico en propiedades anti-infecciosas que ayudan a su bebé de alto riesgo. Si logra extraer al menos una gota, ya sea con el sacaleche o manualmente, puede ser beneficioso. Las gotas se pueden recolectar y almacenar en jeringuillas especialmente etiquetadas con el nombre "calostro".

Equipo útil:

  • sacaleche
    Cuando debe extraerse leche durante un tiempo prolongado, es importante utilizar el sacaleche correcto, ya que no todos son iguales. Los eléctricos de uso hospitalario son los únicos diseñados para la extracción frecuente y prolongada o para iniciar y mantener la producción de leche. Estos dispositivos imitan automáticamente la forma cíclica de succión del bebé, es decir, succionar, no succionar. Se ha comprobado que las madres que deben extraer su leche durante varias semanas, o hasta meses, son capaces de producir una mayor cantidad al utilizar este tipo de sacaleche.

    Aunque existen diversos tipos de sacaleche de calidad en el mercado (mini eléctricos, manuales y a pilas), ninguno de ellos fue diseñado para el uso frecuente y prolongado. Por el contrario, se diseñan para una extracción ocasional de "urgencia" para alimentar al bebé. La extracción de una cantidad adecuada de leche mediante la mayoría de estos sacaleche más pequeños le requiere a la madre un mayor esfuerzo y más tiempo. Muchos no realizan el ciclo de succión automáticamente, lo que a menudo provoca sensibilidad o dolor en los senos. Es posible que los motores de los mini sacaleche eléctricos se quemen si se utilizan frecuentemente. Si un sacaleche que funciona a pilas se utiliza reiteradamente, será necesario reemplazar las costosas pilas muy a menudo. Además, a medida que éstas se consumen, la extracción de leche se torna más lenta y menos eficaz.

  • cómo obtener un sacaleche
    La mayoría de las unidades de posparto y las unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN) cuentan con sacaleche eléctricos, de manera que puede comenzar con la extracción inmediatamente. También tendrá a su disposición un equipo de recolección doble que debe llevar a su casa al ser dada de alta del hospital. El equipo de recolección se utiliza luego con el sacaleche eléctrico de uso hospitalario que alquilará para utilizar en su casa. También puede llevar el equipo de recolección al visitar a su bebé en la UCIN, con el fin de no omitir ninguna sesión de extracción.

    El personal de la UCIN, un especialista en lactancia (Junta Internacional de Especialistas Acreditados en Lactancia [International Board of Certified Lactation Consultants, IBCLC]) o un miembro de una organización de apoyo a la lactancia le proporcionará información acerca de los lugares de alquiler de sacaleche en su comunidad. Muchos programas gratuitos del cuidado de la salud, incluido Medicaid, cubren el costo del alquiler de un sacaleche y la compra de un equipo de recolección cuando se envía, junto con el pedido de reembolso, una nota del neonatólogo o el especialista en lactancia (IBCLC) que explica la necesidad de extracción de leche para el bebé. Dados los diversos beneficios de la leche materna, las empresas de seguros de la salud saben que en el futuro ahorrarán dinero si usted extrae su leche para su bebé. Póngase en contacto con su compañía de seguro de la salud para obtener información sobre las necesidades específicas para el reembolso o la derivación a una entidad de alquiler de sacaleche. Aun si su seguro no cubre los gastos, recuerde que el costo del equipo necesario para mantener la producción de leche igual es más bajo que la fórmula para lactantes que deberá comprar si no realiza la extracción. (Además, es muy probable que a un bebé de alto riesgo deba administrársele un fórmula especial más costosa durante un período de tiempo más prolongado.)

  • equipo de recolección para el sacaleche
    Un equipo de recolección para sacaleche incluye tubos, tetinas y biberones de recolección. El tubo se conecta al sacaleche y transmite la succión a la tetina, también llamada "taza de extracción" o "embudo de leche". La tetina, que es la pieza que hace contacto directo con el seno, debe centrarse sobre el pezón y la aréola del seno. La leche se recoge en un biberón de vidrio o plástico duro que se conecta a la tetina. Recuerde utilizar biberones de recolección estériles en cada sesión de extracción.

  • equipo de recolección doble
    Un equipo de recolección doble le permite extraer la leche de ambos senos al mismo tiempo. Se ha demostrado que las madres tienden a producir más leche en menos tiempo cuando utilizan este tipo de equipo de recolección con un sacaleche eléctrico de uso hospitalario. Es posible que esto se deba al hecho que, al utilizar este equipo, sea más fácil para una madre realizar la extracción con la frecuencia necesaria.

¿Con que frecuencia y durante cuánto tiempo?

Generalmente, un recién nacido a término saludable debe amamantarse por primera vez una o dos horas después de nacer. Esto debe repetirse aproximadamente entre ocho y doce veces por día, un total de alrededor de 130 a 150 minutos, durante las semanas o meses siguientes. Una rutina de extracción de leche debe ser similar a este patrón, de manera que deberá comenzar lo antes posible después del nacimiento de su bebé:

  • Realice la extracción al menos ocho veces o durante un total de 100 minutos cada 24 horas. (A más sesiones de extracción, mejores resultados. Tenga en cuenta que en el caso de mellizos, trillizos o más, es posible que las sesiones deban ser más frecuentes.)

  • En un principio, es posible que note que con la extracción frecuente produce más leche de la que su bebé de alto riesgo necesita, sin embargo, este excedente puede congelarse y utilizarse posteriormente. Es mejor extraer por adelantado a la ingesta actual del bebé. Si realiza la extracción menos de ochos veces al día, es posible que la producción de leche comience a disminuir transcurridas varias semanas. Por ende, si desea incrementarla para satisfacer el apetito en aumento de su bebé, quizá sea necesario realizar 10 a 12 sesiones de extracción por día durante varios días o semanas.

  • La mayoría de las madres extraen leche durante 15 a 20 minutos, cada dos a tres horas durante el día, con un lapso de cuatro a cinco horas de sueño ininterrumpido durante la noche. La sesiones de extracción pueden llevarse a cabo durante aproximadamente 15 minutos sin interrupción. Sin embargo, cuando el flujo de leche disminuye después de cinco a diez minutos, puede resultar beneficioso tomarse un descanso y dar "masajes" al seno. Deténgase, realice masajes en sus senos y luego vuelva a aplicar el sacaleche hasta que transcurra un minuto sin flujo de leche.

  • Algunas madres prefieren realizar la extracción de cada seno por separado, especialmente cuando están aprendiendo a utilizar el sacaleche. En estos casos, se extrae leche de un seno durante cinco minutos (o hasta que se reduce el flujo de leche), luego se extrae la leche de la otro seno durante otros cinco minutos (o hasta que se reduce el flujo de leche). Repita el proceso y recuerde no detener la extracción hasta que transcurra un minuto sin flujo de leche de cada seno. Extraer leche de un seno a la vez le permite a la madre al mismo tiempo dar masaje a la otra y, de esta manera, aumentar la producción.

¿Qué cantidad de leche?

Después de siete a diez días de sesiones de extracción frecuentes, al menos ocho veces por día y durante un total de 100 minutos diarios o más, la producción de leche materna diaria debería ser de alrededor de 500 a 1000 ml o cc (entre 16 a 32 onzas). Es posible que esta cantidad sobrepase la que su bebé de alto riesgo necesita en este momento, pero es bueno contar con leche adicional en el congelador en caso que en algún momento la producción disminuya, lo que es frecuente después de varias semanas. A veces, una madre debe tomar medicamentos o recibir un tratamiento que afecta su leche, por lo que debe "extraerla y desecharla" durante algunos días. En estos casos, puede utilizar la leche guardada.

No debe sorprenderse si obtiene más leche en algunas sesiones de extracción que en otras. Muchas madres notan que obtienen mayor cantidad durante las primeras horas del día. Además, es posible que se produzca una cierta variación en la cantidad total de leche que se extrae diariamente. De todas maneras, consulte a un especialista en lactancia acreditado (IBCLC), a la enfermera o al médico de su hijo o a un líder de una organización de apoyo a la lactancia si nota que la cantidad total diaria continúa disminuyendo durante varios días consecutivos.

Consejos útiles

Todas o algunas de las sugerencias que se enumeran a continuación resultaron de utilidad a madres de recién nacidos de alto riesgo a la hora de planificar y seguir una rutina de extracción de leche durante días, semanas o meses:

  • respete un horario
    Muchas madres logran extraer leche más rápidamente y en mayores cantidades cuando realizan la extracción aproximadamente en los mismos horarios todos los días. No obstante, no debe preocuparse si se produce alguna variación en el horario.

  • programe un reloj
    Es probable que se le pase el tiempo y se retrase la sesión de extracción. Para evitar esto, programe el temporizador de un horno o un reloj digital de manera que le avisen cuándo debe comenzar la siguiente sesión. Si se atrasa una sesión, comience la siguiente un poco más temprano.

  • diagrame tablas de las sesiones de extracción
    Lleve un registro de cuándo y durante cuánto tiempo realizó la extracción de leche anotando las sesiones en una tabla de verificación sencilla. Un registro por escrito le permitirá detectar toda disminución de la cantidad de sesiones, el tiempo utilizado para la extracción o el volumen de leche obtenida, y realizar los cambios que sean necesarios antes de que se origine un verdadero problema.

  • póngase cómoda
    Le resultará más fácil continuar con una rutina si realiza la extracción en un lugar cómodo y, aun así, conveniente. Tenga una colación y una bebida al alcance de su mano. Distráigase, converse con alguien o mire televisión.

  • arme una rutina
    Siga la misma rutina durante la mayoría o todas las sesiones de extracción. La rutina puede incluir:

    • realizar la extracción en un lugar específico

    • aplicar compresas templadas en los senos y darles masajes antes de la extracción

    • atenuar las luces

    • poner música suave

    • utilizar técnicas de relajación como por ejemplo, respirar suavemente e imaginar una bella cascada que se convierte en leche después de un minuto o dos de extracción

  • incluya a su bebé en la rutina
    Si lo desea, tenga una fotografía de su bebé cerca o sostenga una manta o gorra con su esencia durante la extracción. Algunas madres prefieren escuchar una grabación del llanto del bebé y otras simplemente piensan en el niño. Se comprobó que el contacto piel a piel con su bebé, a menudo llamado cuidado canguro, durante las visitas a la UCIN tiene un efecto positivo en la extracción y la producción de leche.

  • planifique las sesiones nocturnas por adelantado
    Las sesiones de extracción nocturna le resultarán menos molestas si el sacaleche y el equipo de recolección están preparados y listos para utilizarse en el momento que se levanta para realizar la extracción. Algunas madres ahorran pasos a la noche al colocar los biberones en un bolso térmico con un paquete refrigerante del tamaño adecuado y así mantener la leche a la temperatura correcta hasta el amanecer.

  • sea positiva
    Es fácil desalentarse, aburrirse o frustrarse cuando se realizan al menos ocho extracciones, o durante más de 100 minutos, cada 24 horas todos los días, especialmente si tiene alguna dificultad en la producción de la leche. Habrá momentos en los que deseará tirar el sacaleche por la ventana. Estos sentimientos son normales y debe aceptarlos, pero no tire el sacaleche. Además de ser un aparato costoso, le permite brindarle a su bebé el alimento más valioso que pueda obtener. También le permite alimentarlo con leche materna hasta que sea capaz de amamantarlo eficazmente.

Make an Appointment

Call: 800.922.0000

Publications

Connect