Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Problemas de la Visión

Find more information about this topic in the following health library:

Problemas de la visión que pueden afectar a su hijo

Los trastornos oculares que pueden afectar la visión pueden dividirse en dos grupos:

  • errores de refracción
    Son trastornos oculares en los que la forma del ojo no refracta correctamente la luz que ingresa, lo que da por resultado una visión borrosa.

  • alteraciones no refractivas
    Son trastornos oculares que no derivan de errores de refracción sino de enfermedades del ojo.

¿Qué son los errores de refracción?

Casi el 20 por ciento de los niños padece errores de refracción. A continuación se enumeran los más comunes que afectan la visión:

  • miopía o "vista corta"
    La miopía es el error de refracción que se observa con mayor frecuencia en los niños. Significa que un niño puede ver de cerca, pero que tiene problemas para ver de lejos y, generalmente, no se trata de un trastorno congénito sino que se desarrolla a medida que el niño crece. Se observa a menudo en niños de 9 ó 10 años de edad y puede advertirse cuando el niño no logra leer la pizarra desde la parte trasera del aula, pero puede leer y escribir sin problemas. Entre otros de los signos y síntomas se pueden incluir dolores de cabeza, náuseas después de leer, sostener los libros cerca del rostro o escribir con la cabeza muy cerca de la mesa.

  • hipermetropía o "vista larga"
    La hipermetropía es un error de refracción en el que el niño no puede ver las cosas que se encuentran cerca, pero no tiene problemas para ver las que se encuentran lejos. Es posible que los que sufren hipermetropía también padezcan estrabismo, experimenten molestia en los ojos, pierdan el interés en el estudio y tengan dificultades para leer. Sin embargo, el desarrollo de este trastorno es poco frecuente en los niños.

  • astigmatismo
    El astigmatismo es un trastorno de la visión en el que existe una curvatura anormal de la córnea que provoca una disminución de la visión. Puede comenzar en la niñez o en la edad adulta y, si causa problemas, puede corregirse fácilmente. Entre algunos de los signos y síntomas del astigmatismo se pueden incluir dolores de cabeza, fatiga ocular, dificultad para leer y cansancio. El uso de anteojos o lentes de contacto depende de la gravedad del trastorno.

  • ambliopía u "ojo perezoso"
    La ambliopía es trastorno visual que se caracteriza por la disminución de la visión de un ojo y que, generalmente, se produce como resultado de otro problema por el cual ese ojo no recibe una estimulación visual adecuada. A menudo el trastorno puede prevenirse tratando la causa subyacente antes de que el niño cumpla 6 años de edad.

  • estrabismo o "bizquera"
    El estrabismo, también llamado "ojo desviado" o "bizquera", es uno de los problemas oculares más comunes en los niños, en el que los ojos se encuentran mal alineados. Los ojos (uno o ambos) pueden volverse hacia adentro, hacia afuera, hacia arriba o hacia abajo y, a veces, se presenta más de uno de estos trastornos a la vez. Los niños menores de 6 meses de vida pueden padecer una forma común de estrabismo que aparece y desaparece, que puede ser normal. El estrabismo puede deberse a la falta de fortaleza muscular del ojo o bien ser un defecto congénito.

    Entre los signos y síntomas del estrabismo se pueden incluir niños con ojos desviados, que son incapaces de calcular distancias correctamente para recoger objetos, que cierran un ojo para ver mejor, mareos o movimientos del ojo hacia adentro o hacia afuera. El diagnóstico precoz del problema subyacente es esencial para prevenir la pérdida de la visión. Entre los posibles tratamiento para el estrabismo se puede incluir la colocación de un parche en el ojo más fuerte a fin de aumentar la fortaleza del más débil, anteojos, gotas, cirugía para fortalecer el ojo o ejercicios oculares.

¿Qué son las alteraciones no refractivas?

A continuación se enumeran algunas de las causas de las alteraciones no refractivas:

  • glaucoma
    El glaucoma es un trastorno en el cual la presión normal del líquido dentro de los ojos (presión intraocular o su sigla en inglés es IOP) se incrementa lentamente como resultado de la obstrucción del paso del humor acuoso, que normalmente fluye hacia y desde el ojo. En cambio, el líquido se acumula y la presión produce una lesión del nervio óptico (haz de más de un millón de fibras nerviosas que conectan la retina con el cerebro) y la pérdida de la visión. El glaucoma se clasifica según la edad de aparición, si comienza antes de que el niño cumpla 3 años de edad, se denomina glaucoma del lactante o congénito (presente al nacer). El glaucoma que aparece en un niño se denomina glaucoma infantil.

    Entre los signos y síntomas del glaucoma se pueden incluir sensibilidad a la luz (fotofobia), cantidad excesiva de lágrimas, cierre de uno o ambos ojos ante la luz, vista borrosa, córnea agrandada, mayor tamaño de uno de los ojos y pérdida de la visión. Generalmente, el tratamiento implica una cirugía y, si no se trata, este trastorno puede conducir a la ceguera.

  • catarata
    Una catarata es una nubosidad o un área opaca sobre el cristalino, que normalmente es transparente. A medida que se engrosa, impide que los rayos de luz atraviesen el cristalino y se enfoquen en la retina, la capa de tejido sensible a la luz localizada en la parte posterior del ojo. Esta nubosidad aparece cuando parte de la proteína que compone el cristalino comienza a acumularse e interfiere con la visión. Las cataratas son un trastorno que puede afectar a un solo ojo (unilateral) o a ambos (bilateral) y que no se presenta con frecuencia en los niños.

    Un niño puede nacer con la enfermedad (congénita) o puede desarrollarla en una etapa posterior de la vida (adquirida). Entre las posibles causas de las cataratas se incluyen las siguientes:

    • traumatismo

    • diabetes

    • intoxicación

    • uso de esteroides

    • otras enfermedades infantiles como por ejemplo, la artritis reumatoide

    • complicaciones de otras enfermedades oculares, como por ejemplo, el glaucoma


    La mayoría de las cataratas congénitas (aquéllas presentes al nacer) se observan en niños que además sufren otros trastornos oculares o problemas de salud. Aproximadamente, en un 25 por ciento de los niños que nacen con cataratas congénitas, el trastorno se debe a una causa genética como por ejemplo, un trastorno metabólico (provocado por la deficiencia heredada de una enzima) o una anomalía cromosómica (por ejemplo, el síndrome de Down).

    Entre los signos y síntomas de las cataratas se pueden incluir los siguientes:

    • pupila blanca ante un examen con linterna

    • ojos desviados

    • movimientos oculares rítmicos involuntarios con oscilaciones hacia adelante y hacia atrás, verticales, rotatorios o combinados (nistagmo)

    • visión nublada o borrosa

    • disminución de la visión

    • las luces parecen muy brillantes y, o presentan un resplandor o un halo a su alrededor


    Generalmente, el tratamiento de la catarata implica una cirugía.

  • retinoblastoma
    El retinoblastoma es una forma poco común de cáncer que se produce en la retina, capa más profunda del ojo (ubicada en su parte posterior) que recibe la luz y las imágenes necesarias para la visión. Cada año se diagnostica este tipo de cáncer a alrededor de 250 niños estadounidenses. La enfermedad afecta principalmente a los menores de 5 años, la mayor incidencia se produce entre el primero y el segundo año de edad y ambos sexos se ven afectados en igual medida. El retinoblastoma puede presentarse en un solo ojo, sin embargo, aproximadamente entre el 25 y el 30 por ciento de los casos afecta a ambos ojos.
    Entre los signos y síntomas de retinoblastoma se pueden incluir los siguientes:

    • leucocoria  -  reflejo de luz blanca que se produce en determinados ángulos cuando la luz pasa por la pupila.

    • estrabismo (También llamado "ojo desviado" o "bizquera".)  -  desviación de los ojos en la cual uno o ambos ojos no "miran" en la misma dirección.

    • dolor o enrojecimiento alrededor de uno o ambos ojos.


    El tratamiento para el retinoblastoma puede incluir uno o más de los siguientes procedimientos:

    • cirugía

    • enucleación (extirpación de una parte o la totalidad del ojo o los ojos afectados por el tumor)

    • quimioterapia

    • radioterapia

    • fototerapia (terapia que destruye los vasos sanguíneos que nutren al tumor mediante el uso de luz)

    • crioterapia (terapia que destruye el tumor por medio de un proceso de congelamiento)


    El tratamiento adicional puede incluir uno o más de los siguientes procedimientos:

    • colocación de prótesis y entrenamiento para su uso

    • entrenamiento para adaptarse a la disminución parcial o total de la capacidad visual

    • cuidados de apoyo (para los efectos secundarios del tratamiento)

    • antibióticos (para prevenir y, o tratar la infección)

Make an Appointment

Call: 800.922.0000

Publications

Connect