Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Televisión y los Niños

Find more information about this topic in the following health libraries:

A medida que los niños crecen y se desarrollan, pueden ser influenciados fácilmente por lo que ven y oyen, especialmente en la televisión. Aunque existe una gran variedad de programas que pueden ser educativos, muchos niños ven demasiada televisión. Los programas de televisión pueden exponer a los niños no sólo a conductas violentas que usted no quiere que imiten, o que pueden resultar intimidantes, sino también a malos hábitos alimenticios a través de anuncios comerciales de alimentos poco nutritivos y altos en calorías. Ver demasiada televisión también suele quitarles tiempo que de otra forma podrían emplear para leer, estudiar, realizar actividades de aprendizaje, jugar y, o hacer ejercicio. La televisión puede también mostrar el uso de alcohol y, o drogas, el hábito de fumar y los comportamientos sexuales antes de que el niño esté emocionalmente preparado para entenderlos y ser capaz de tomar buenas decisiones.

Los padres pueden ayudar a disminuir los efectos dañinos de la televisión al eligir el tipo de programas y limitar la cantidad de tiempo que el niño pasa frente a ella. A continuación se enumeran algunas sugerencias que podrían resultar útiles al establecer buenos hábitos para ver televisión:

  • Elija los programas que su hijo va a ver. Siempre planee lo que va a ver su hijo y no encienda el televisor al azar. Ofrézcale elegir entre dos programas que usted considere apropiados para él.

  • Limite el tiempo que pasan viendo televisión a 1 ó 2 horas diarias para niños mayores de 2 años.  La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los niños menores de 2 años no vean televisión.

  • Elija los programas educativos de PBS ( Public Broadcasting Station), o canales como por ejemplo, el Discovery Channel, el Learning Channel o el History Channel.

  • Vea televisión con su hijo y hable acerca de lo que sucede en el programa. Converse acerca de lo que fue bueno o malo y hable de la diferencia entre la realidad y la ficción.

  • Apague el televisor si usted considera que el programa no es adecuado para su hijo.

  • No asuma que todos los dibujos animados son aceptables y apropiados, ya que muchos contienen violencia.

  • Muchos programas diurnos (como por ejemplo, las telenovelas y los programas de debate) no son apropiados para los niños.

  • Sea un buen ejemplo para su hijo y no vea usted tampoco demasiada televisión. Involúcrese en otras actividades, especialmente la lectura, y lea con su hijo.

  • Anime a su hijo a jugar y a hacer ejercicio. Planee actividades divertidas con él para que cuente con otras opciones en vez de ver televisión.

  • Limite el uso de la televisión como recompensa por buena conducta. Intente, en cambio, dar un paseo en el parque, ir a un festival, a un área de juegos o visitar a un pariente o amigo.

  • Si el desempeño escolar de su hijo no es bueno, el tiempo permitido para ver televisión debe disminuirse a media hora al día.

  • No permita que su hijo vea televisión durante las horas de las comidas.