Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Hepatitis B (HBV)

Find more information about this topic in the following health library:

Dibujo de la anatomía del sistema biliar
Click Image to Enlarge

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B (su sigla en en inglés es HBV) es una enfermedad hepática provocada por un virus y que puede presentarse de formas diferentes. Puede ser leve, sin síntomas o puede causar hepatitis crónica. En algunos casos, cuando los bebés y los niños pequeños contraen esta enfermedad, corren gran riesgo de sufrir una insuficiencia hepática o padecer un trastorno hepático crónico. La transmisión del virus de la hepatitis B se produce a través de la exposición a la sangre y a los fluidos corporales como por ejemplo, el semen, las secreciones vaginales o la saliva. Un bebé también puede desarrollar esta enfermedad si nace de una madre portadora del virus. Los niños infectados suelen transmitir el virus a otros niños si existe un contacto frecuente (por ejemplo, el contacto hogareño) o si un niño tiene muchos rasguños o cortes en la piel. A continuación se describe el tipo de personas que corren riesgo de desarrollar la hepatitis B:

  • niños nacidos de madres con hepatitis B

  • niños nacidos de madres que han inmigrado de un país donde la hepatitis B está ampliamente extendida, como por ejemplo, en el sudeste de Asia y en China

  • niños que viven en instituciones de cuidados de largo plazo o que tienen discapacidades

  • niños que viven en un hogar donde otro miembro está infectado con el virus

  • niños que padecen trastornos de la coagulación de la sangre como por ejemplo, la hemofilia, y que requieren hemoderivados

  • niños que requieren diálisis debido a una insuficiencia renal

  • adolescentes que pueden participar en actividades de alto riesgo como por ejemplo, el uso de drogas endovenosas (su sigla en en inglés es IV) o el contacto homosexual o heterosexual sin protección

Muchas personas que se infectan con el virus de la hepatitis B desconocen la manera en que lo contrajeron. De hecho, alrededor de un tercio de los casos de hepatitis B en Estados Unidos tiene un origen indeterminado.

¿Por qué es la hepatitis B una preocupación?

Cuanto más joven sea la persona, mayores son las probabilidades de que la infección se prolongue y de padecer trastornos hepáticos de por vida como por ejemplo, la formación de cicatrices en el hígado y el cáncer hepático.

Vacuna contra la hepatitis B

Existe una vacuna para la Hepatitis B y se la utiliza en la actualidad de forma rutinaria en la inmunización infantil. Hoy en día, los niños reciben la primera vacuna entre el nacimiento y los 2 meses de vida, la segunda entre el primero y los 4 meses y la tercera entre los 6 y los 18 meses de vida. Generalmente, la inmunización es obligatoria para todos los niños nacidos a partir del 1 de enero de 1992, antes de ingresar a la escuela. La vacuna previene el contagio de esta enfermedad y se encuentra también disponible para niños mayores que quizás no la hayan recibido antes de esa fecha. Se recomienda su administración antes de los 11 ó 12 años de edad. Se necesitan tres dosis para lograr una inmunidad completa y prolongada. La vacuna de la Hepatitis B puede aplicarse simultáneamente con otras vacunas.

  • Los bebés que nacen de madres infectadas deben recibir inmunoglobulina contra la hepatitis B y la vacuna durante las primeras 12 horas de vida.

  • Los bebés que nacen de madres sanas pueden recibir la primera dosis hasta los 2 meses de vida.

  • La segunda dosis debe administrarse al menos un mes después de la primera.

  • La tercera dosis debe aplicarse al menos dos meses después de la segunda y cuatro meses después de la primera. No obstante, no debe administrarse a los bebés menores de 6 meses de vida.

  • Hacer actual la inmunización puede ocurrir entre 7 a 18 años de la edad.

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna contra la hepatitis B?

Una vacuna, al igual que cualquier medicamento, puede llegar a provocar problemas serios como por ejemplo, una reacción alérgica grave. Sin embargo, el riesgo de que la vacuna contra la hepatitis B ocasione un daño grave, o la muerte, es casi insignificante. Se debe tener en cuenta, no obstante, que las personas que padecen una alergia grave a la levadura no deben aplicarse la vacuna.

Vacunarse contra la hepatitis B es mucho más seguro que contraer la enfermedad. Además, la mayoría de las personas que se vacunan no desarrollan ningún tipo de problema a causa de ella. Entre los posibles riesgos se pueden incluir los siguientes:

  • dolor en el área donde se aplica la inyección, que se prolonga por uno o dos días

  • fiebre

  • reacción alérgica grave (muy rara vez)

¿Cómo debo cuidar de mi hijo después de aplicarse la vacuna contra la hepatitis B?

  • Déle un analgésico que no contenga aspirina, según se lo indique el médico de su hijo.

  • Busque signos de una reacción como por ejemplo, fiebre alta, dificultad al respirar, cambios de conducta, frecuencia cardíaca rápida o mareos. Informe inmediatamente de estos signos o de cualquier otro fuera de lo común al médico de su hijo.

Make an Appointment

Call: 800.922.0000

Publications

Connect