Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Varicela

Find more information about this topic in the following health library:

¿Qué es la varicela?

La varicela es una enfermedad muy común en la niñez que causa una erupción con ampollas y picazón, fiebre y fatiga. En general, es leve, pero puede también ser grave, en especial en los niños pequeños y en los adultos. Es provocada por el virus varicella-zoster (su sigla en en inglés es VZV), una forma del virus herpes, y es un virus sumamente contagioso que se propaga de una persona a otra por el aire o el contacto con la supuración de las ampollas causadas por el virus. Puede conducir a enfermedades o secuelas más graves, entre las que se incluyen las infecciones cutáneas, la formación de cicatrices, la neumonía, el daño encefálico y la muerte.

Al llegar a la edad adulta, más del 95 por ciento de los estadounidenses ya ha tenido la varicela. La enfermedad se presenta con mayor frecuencia en niños de entre 5 y 9 años, pero, en Estados Unidos, es más común en niños de entre 1 y 4 años de edad. Esta diferencia puede estar vinculada a la proporción de niños en este grupo etáreo que asisten a guarderías.

Vacuna contra la varicela

En la mayoría de los casos, recibir la vacuna contra la varicela basta para prevenir el contagio. Si una persona contrae la enfermedad después de vacunarse, normalmente será un caso muy leve.

¿Cuándo se administra la vacuna contra la varicela?

Desde 1995, la vacuna contra la varicela se encuentra disponible para los niños a partir de los 12 meses de vida. Los adolescentes y los adultos que nunca hayan tenido la enfermedad también pueden recibir la vacuna, la cual se ha comprobado resulta muy eficaz en la prevención de casos graves de varicela. El Comité Asesor de la Práctica de Inmunización de los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CDC Advisory Committee on Immunization Practices), la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics) y la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians), recomiendan que se vacune contra la varicela a todos los niños entre los 12 y los 18 meses de vida.

Actualmente, muchas escuelas consideran la inmunización contra la varicela un requisito de ingreso a la institución. Para los niños de más de 13 años de edad que se vacunan por primera vez, se recomienda la aplicación de dos dosis. Hacer actual la inmunización puede ocurrir entre 7 a 18 años de la edad.

Si un niño está enfermo o tiene fiebre, debe esperar a reponerse antes de poder recibir la vacuna contra la varicela. Algunos niños incluso no deben vacunarse, como por ejemplo, aquéllos que han tenido una reacción alérgica a la gelatina, la neomicina (antibiótico) o que hayan sufrido una reacción previa a la vacuna (niños mayores de 13 años de edad que necesitan dos dosis). El médico de su hijo le indicará qué hacer con respecto a la vacuna en éste y también en otros casos.

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna contra la varicela?

Una vacuna, al igual que cualquier medicamento, puede llegar a provocar problemas serios como por ejemplo, una reacción alérgica grave. Sin embargo, el riesgo de que la vacuna contra la varicela provoque un daño grave, o la muerte, es casi insignificante. Además, la mayoría de las personas que se vacunan no desarrollan ningún tipo de problema a causa de ella. Entre los posibles problemas se pueden incluir los siguientes:

  • dolor o hinchazón en el área donde se aplica la vacuna

  • fiebre

  • erupción leve, hasta un mes como máximo después de la aplicación de la vacuna

No es frecuente que se presenten otros problemas como por ejemplo, valores bajos en el hemograma, neumonía, convulsiones o reacciones encefálicas graves. Los expertos aún no logran determinar si el origen de estos problemas se relaciona de alguna manera con la vacuna contra la varicela.

¿Cómo debo cuidar a mi hijo después de aplicarse la vacuna contra la varicela?

  • Déle un analgésico que no contenga aspirina, según se lo indique el médico de su hijo.

  • Si se produce una reacción alérgica, es muy probable que se presente entre unos pocos minutos y unas pocas horas después de la vacunación. Entre los signos se pueden incluir dificultad para respirar, sibilancias (sonidos agudos al respirar debido a la compresión en las vías respiratorias), debilidad, latidos cardíacos acelerados, ronchas y palidez. Informe inmediatamente de la aparición de estos signos o de cualquier otro fuera de lo común al médico de su hijo.