Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Vaginitis

¿Qué es la vaginitis?

El término vaginitis se utiliza para describir cualquier tipo de inflamación o infección de la vagina. Es un problema ginecológico común que afecta a mujeres de todas las edades y, según las estadísticas, un tercio de las mujeres sufrirán al menos una forma de vaginitis en el transcurso de sus vidas. Puede presentarse cuando las paredes de la vagina se inflaman debido a un agente irritante que trastorna el equilibrio de la región vaginal.

¿Cuáles son las causas de la vaginitis?

La vaginitis puede ser provocada por diversos factores como por ejemplo, las bacterias, los honguillos, los virus, los elementos químicos de las cremas y atomizadores y, algunas veces, también puede presentarse por la trasmisión de microrganismos de una pareja sexual a otra. El ambiente vaginal se encuentra bajo la influencia de muchos factores, entre los que se incluyen la salud de la mujer, su higiene personal, los medicamentos, las hormonas (en especial el estrógeno) y la salud de su compañero sexual. Un cambio en cualquiera de esos factores puede desencadenar la vaginitis.

¿Cuáles son los tipos más frecuentes de vaginitis?

A continuación se enumeran los tipos más comunes de vaginitis:

  • infección por honguillos o candida

  • vaginitis bacteriana

  • vaginitis por trichomoniasis

  • clamidia

  • vaginitis gonocócica

  • vaginitis viral

  • vaginitis no infecciosa

Cada uno de estos tipos de infección tiene una causa diferente y puede presentar síntomas diferentes, por lo que suele resultar difícil determinar un diagnóstico. Además, es posible que se presente más de un tipo de vaginitis al mismo tiempo, con o sin síntomas.

¿Qué son las candidiasis vaginales o infecciones por honguillos?

Las infecciones por honguillos, como se les llama comúnmente, tienen su causa en una de las muchas especies de hongos llamados candida, que normalmente se encuentran en la vagina en cantidades pequeñas. Este hongo también está presente en la boca y en el aparato digestivo de las personas, tanto en hombres como en mujeres.

Puesto que es normal que los honguillos vaginales estén presentes en forma equilibrada en la vagina, las infecciones se producen cuando algo en el cuerpo de la mujer perturba este equilibrio, como por ejemplo, los antibióticos que se utilizan para tratar otra infección. Por ejemplo, los antibióticos utilizados como tratamiento para otra infección pueden dañar dicho balance. los cuales se multiplican más rápidamente y provocan una infección. Otros factores que pueden ocasionar dicho desequilibrio incluyen los embarazos, que cambian los niveles hormonales, y la diabetes, donde existe demasiada azúcar en la orina y la vagina.

¿Cuáles son los síntomas de una candidiasis vaginal?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de una candidiasis vaginal. Sin embargo, cada adolescente puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • secreción vaginal espesa, blanca, parecida al requesón, acuoso y generalmente sin olor

  • comezón y enrojecimiento de la vulva y la vagina

Los síntomas de la candidiasis vaginal pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Quiénes corren riesgo de padecer candidiasis vaginal?

Si bien cualquier mujer puede desarrollar una infección por honguillos, es posible que las que cumplan con todas o algunas de las siguientes condiciones corran mayor riesgo de padecer este trastorno:

  • mujeres que han tomado antibióticos recientemente

  • mujeres embarazadas

  • mujeres que no controlan bien su diabetes

  • mujeres que utilizan medicamentos inmunosupresores

  • mujeres que usan anticonceptivos con altas dosis de estrógeno

  • mujeres que sufren trastornos de la tiroides o endocrinos

  • mujeres que se someten a terapias con corticosteroides, que afectan el sistema inmunológico

¿Cómo se diagnostica la candidiasis vaginal?

Además del examen físico y pélvico y los antecedentes médicos completos, los procedimientos para diagnosticar la candidiasis vaginal suelen incluir la observación microscópica de la secreción vaginal.

Tratamiento para las infecciones de la candidiasis vaginal

El tratamiento específico del hongo candida será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de los síntomas

  • su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir:

  • cremas y supositorios vaginales antimicóticos

  • tabletas vaginales

  • antibióticos

¿Qué es la vaginosis bacteriana?

Si bien las infecciones por honguillos son las infecciones vaginales que se mencionan con mayor frecuencia, la vaginosis bacteriana (su sigla en inglés es BV) es el tipo de vaginosis más común en las mujeres en etapa reproductiva. Este tipo de infección es provocada por una bacteria, no un honguillo. Ciertas especies de bacterias vaginales normales crecen sin control y provocan una inflamación. Se desconoce aún la causa de la vaginosis bacteriana.

¿Cuáles son los síntomas de la vaginosis bacteriana?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la vaginosis bacteriana. Sin embargo, cada adolescente puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • secreción lechosa, escasa y constante, o espesa y gris

  • secreción con olor a "pescado"

Los síntomas de la vaginosis bacteriana pueden parecerse a los de otros trastornos médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

Tratamiento para la vaginosis bacteriana

El tratamiento específico para la vaginosis bacteriana será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de los síntomas

  • su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

La vaginosis bacteriana es causada por una bacteria; de ahí que por lo general, sea tratada con antibióticos.

¿Qué es la trichomoniasis?

La trichomoniasis, o trichomonas, es una enfermedad de transmisión sexual provocada por el parásito unicelular Trichomonas vaginalis. Debido a que la mayoría de los hombres no presenta síntomas de trichomoniasis, con frecuencia la infección no se diagnostica hasta que la mujer evidencia los síntomas de vaginitis.

¿Cuáles son los síntomas de la trichomoniasis?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la trichomoniasis. Sin embargo, cada adolescente puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • secreción espumosa de color amarillo verdoso, que con frecuencia huele a mostaza

  • comezón en la región de la vagina y la vulva

  • ardor al orinar

  • molestias en la parte baja del abdomen

  • dolor durante el coito

Debe tenerse en cuenta también que algunas mujeres no presentan síntomas. Los síntomas de la trichomoniasis pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

Tratamiento para la trichomoniasis

El tratamiento específico para la trichomoniasis será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de los síntomas

  • su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

Es importante saber que, para evitar una nueva infección, ambos integrantes de la pareja deben recibir tratamiento contra la trichomoniasis, que generalmente incluye antibióticos por vía oral. Si una mujer tiene más de un compañero sexual, cada pareja (y las parejas de cada una) también deben recibir tratamiento.

¿Qué es la clamidia?

La clamidia es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente en Estados Unidos y, sin embargo, muchas veces no se diagnostica. Si no se trata, la clamidia suele conducir a una enfermedad inflamatoria pélvica (su sigla en inglés es PID), que aumenta en la mujer el riesgo de esterilidad, adherencias pélvicas, dolor pélvico crónico y embarazos ectópicos.

La clamidia, que es provocada por la bacteria chlamidia trachomatis, existe en varias cepas diferentes. Esta forma de vaginitis es la más diagnosticada en mujeres jóvenes de entre 18 y 35 años de edad que tienen muchas parejas sexuales.

¿Cuáles son los síntomas de la clamidia?

Desafortunadamente, debido a que muchas mujeres no presentan síntomas, el diagnóstico y el tratamiento se posponen y la trasmisión de la enfermedad continúa. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la clamidia. Sin embargo, cada adolescente puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • aumento de la secreción vaginal

  • sangrado leve, especialmente después del coito

  • dolor en la parte baja del abdomen o de la pelvis

  • ardor al orinar

  • pus en la orina

  • enrojecimiento e hinchazón de la uretra y de los labios genitales

Los síntomas de la clamidia pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

Tratamiento para la clamidia

El tratamiento específico para la clamidia será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de los síntomas

  • su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

Generalmente, el tratamiento incluye antibióticos.

¿Qué es la vaginitis gonocócica?

La vaginitis también puede ser provocada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae (N. gonorrhoeae), la misma bacteria que causa la enfermedad de transmisión sexual conocida como gonorrea.

¿Cuáles son los síntomas de la vaginitis gonocócica?

En los niños prepuberales, la infección más frecuente se produce en el tracto genital y la vaginitis es su síntoma más común. En los adolescentes sexualmente activos, las infecciones gonocócicas pueden presentarse en combinación con otros tipos de infecciones vaginales y son similares a las infecciones gonocócicas que se presentan en los adultos. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la infección gonocócica. Sin embargo, cada adolescente puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • secreción vaginal amarillenta o con sangre (en las mujeres) o secreción blanca amarillenta del pene (en los hombres)

  • dolor o ardor al orinar (en hombres y mujeres)

  • dolor o hinchazón en los testículos

  • sangrado vaginal durante el coito

  • dolor en la parte baja del abdomen (la pelvis) durante el coito (en las mujeres)

Los síntomas de la infección gonocócica pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

Tratamiento para la vaginitis gonocócica

El tratamiento específico para la infección gonocócica será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de los síntomas

  • su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

Si no se trata, la infección gonocócica puede conducir a una enfermedad inflamatoria pélvica (PID), que aumenta en la mujer el riesgo de esterilidad, adherencias pélvicas, dolor pélvico crónico y embarazos ectópicos (tubarios). Debido a estos riesgos, el tratamiento precoz de la infección mediante antibióticos es esencial. Es importante saber además que para evitar una nueva infección y la transmisión de la enfermedad, las parejas sexuales también deben recibir tratamiento.

¿Qué es la vaginitis?

Los virus son una causa común de la vaginitis y la mayoría se propaga a través del contacto sexual. Un tipo de virus que provoca vaginitis viral es el virus herpes simplex (su sigla en inglés es HSV, o simplemente herpes) que tiene como síntoma principal el dolor en la región genital vinculado a lesiones y llagas. Estas llagas suelen ser visibles en la vulva o la vagina, pero ocasionalmente se presentan en el interior de la vagina y es posible detectarlas sólo mediante un examen pélvico. Los brotes de herpes son estimulados por factores como por ejemplo, el estrés o las situaciones emocionales extremas.

Otra de las causas de la vaginitis viral es el papilomavirus humano (su sigla en inglés es HPV), virus que también se transmite a través del contacto sexual y que provoca verrugas dolorosas que crecen en la vagina, en el recto, en la vulva o en la ingle. Sin embargo, no siempre es posible visualizar estas verrugas, en cuyo caso, el virus generalmente se detecta por medio de un Papanicolaou.

Durante años, los esfuerzos de investigación se han concentrado en el desarrollo de una vacuna contra el VPH.  Ya  se  han  desarrollado  dos  vacunas  contra  el  VPH  y  los  ensayos  clínicos  han  sido  exitosos. Según  un  estudio  publicado  en  abril  de  2005,  una  de  las  vacunas  tuvo una eficacia del 89 por ciento  en  la  prevención  de  las  infecciones  de  cuatro  cepas  particulares  de  VPH  y  una eficacia del 100  por  ciento  en la prevención del  cáncer  de  cuello  del útero,  las  lesiones  precancerosas  y  las  verrugas  genitales. Esta vacuna fue aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA)  en  2006.  La  otra  vacuna  será  enviada  para  aprobación  regulatoria  en  Europa  en  2006.

¿Qué es la vaginitis no infecciosa?

La vaginitis no infecciosa por lo general se refiere a las irritaciones vaginales sin infección. Con frecuencia, la irritación se debe a una reacción alérgica a pulverizaciones y duchas vaginales o productos espermicidas. La vaginitis no infecciosa también puede ser provocada por la sensibilidad a los jabones, los detergentes o los suavizantes perfumados.

¿Cuáles son los síntomas de la vaginitis no infecciosa?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la vaginitis no infecciosa. Sin embargo, cada adolescente puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • comezón vaginal

  • ardor vaginal

  • secreción vaginal

  • dolor pélvico (particularmente durante el coito)

Los síntomas de la vaginitis no infecciosa pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

Tratamiento para la vaginitis no infecciosa

El tratamiento específico para la vaginitis no infecciosa será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de los síntomas

  • su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

El tratamiento de la vaginitis no infecciosa suele incluir cremas con estrógeno o comprimidos orales, que pueden restaurar la lubricación y disminuir el dolor y la irritación.

Make an Appointment

Call: 800.922.0000

Publications

Connect