Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Trastorno Hiperactivo de Déficit de Atención (su sigla en inglés es ADHD)

Find more information about this topic in the following health library:

¿Qué es el trastorno hiperactivo de déficit de atención (su sigla en inglés es ADHD)?

El ADHD, también llamado trastorno de déficit de atención, es un trastorno del comportamiento, normalmente diagnosticado en la infancia, que se caracteriza por la falta de atención, impulsividad y, en algunos casos, hiperactividad. Estos síntomas normalmente se producen de forma conjunta; sin embargo, uno puede ocurrir sin los otros.

Los síntomas de hiperactividad, cuando están presentes, son casi siempre aparentes a la edad de 7 años y pueden ser aparentes en preescolares muy jóvenes. Puede que la falta de atención o el déficit de atención no sea evidente hasta que el niño se enfrente a las expectativas de la escuela primaria.

¿Cuáles son los diferentes tipos de ADHD?

Los tres tipos principales de ADHD son los siguientes:

  • ADHD, tipo combinado
    éste es el tipo más frecuente de ADHD, caracterizado por comportamientos impulsivos e hiperactivos, y falta de atención y distracción.

  • ADHD, tipo impulsivo, hiperactivo
    éste es el tipo menos frecuente de ADHD, caracterizado por comportamientos impulsivos e hiperactivos sin falta de atención ni distracción.

  • ADHD, tipo falta de atención y distracción
    Este tipo de ADHD está caracterizado principalmente por falta de atención y distracción sin hiperactividad.

¿Cuáles son las causas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad?

El ADHD es una de las áreas de la salud mental en adolescentes y niños que más se está investigando. Sin embargo, la causa precisa del trastorno es todavía desconocida. La evidencia disponible sugiere que el ADHD es genético. Es un trastorno biológico del cerebro. En los adolescentes que padecen ADHD, se encuentran niveles bajos de dopamina (una sustancia química del cerebro), que es un neurotransmisor (un tipo de sustancia química del cerebro). Los estudios por imágenes del cerebro que utilizan tomografías PET (tomografía por emisión de positrones; una forma de creación de imágenes del cerebro que hace posible observar el cerebro humano en funcionamiento) muestran que el metabolismo cerebral en los adolescentes que tienen ADHD es más bajo en las zonas del cerebro que controlan la atención, el juicio social y el movimiento.

¿A quiénes afecta el trastorno por déficit de atención con hiperactividad?

Las estimaciones sugieren que cerca de 2 millones de niños (3 por ciento a 5 por ciento) tengan ADHD. Los niños tienen una probabilidad de entre dos a tres veces mayor de tener ADHD que las niñas.

Muchos padres de adolescentes con ADHD experimentaron síntomas de ADHD cuando eran más jóvenes. El ADHD se encuentra comúnmente en hermanos y hermanas de la misma familia. La mayoría de las familias busca ayuda cuando los síntomas de su hijo adolescente comienzan a interferir en el aprendizaje y en la adaptación a las expectativas de la escuela y las actividades adecuadas para su edad.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad?

Los síntomas del ADHD varían según la edad. Generalmente, la conducta hiperactiva en los niños es menos evidente ya que, a esta edad, es menos probable que se les pida que se sienten y permanezcan quietos, que presten atención durante un largo tiempo, etc. Sin embargo, a medida que los niños maduran, los síntomas se vuelven más evidentes. En los niños pequeños en edad escolar, los síntomas se presentan de manera diferente e incluyen una actividad motora más notoria (treparse, correr, inquietud, imposibilidad de sentarse y permanecer quieto, dificultad para permanecer sentado, dar golpecitos con el pie o la mano, etc.). Frecuentemente, estos síntomas afectan el trabajo en el aula. Durante la última etapa de la niñez y los primeros años de la adolescencia, estos tipos de síntomas son menos comunes y se comienza a evidenciar una mayor intranquilidad. Con frecuencia, durante la adolescencia, se incrementan las conductas impulsivas, las transgresiones a las reglas y los problemas para relacionarse.

A continuación se enumeran los síntomas generales más comunes del ADHD. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Las tres categorías de síntomas del ADHD, independientemente de la edad, son las siguientes:

  • falta de atención:

    • lapso de atención corto para su edad (dificultad para mantener la atención)

    • dificultad para escuchar a los demás

    • dificultad para prestar atención a detalles

    • se distrae fácilmente

    • es olvidadizo

    • capacidad organizativa deficiente para su edad

    • capacidad de estudio deficiente para su edad

  • impulsividad:

    • interrumpe a menudo a los demás

    • tiene dificultad para esperar su turno en la escuela y, o en los juegos sociales

    • tiende a responder impulsivamente en vez de esperar a que le pregunten

    • corre riesgos frecuentemente y, a menudo, sin pensar antes de actuar

  • hiperactividad:

    • parece estar en constante movimiento; corre o trepa, a veces sin otro objetivo aparente que moverse

    • tiene dificultad para permanecer en su asiento incluso cuando así se espera

    • no se está quieto con las manos o se retuerce cuando está en su asiento; se mueve excesivamente

    • habla excesivamente

    • tiene dificultad para participar en actividades tranquilas

    • pierde u olvida las cosas repetidamente y a menudo

    • es incapaz de permanecer en su tarea; cambia de una tarea a otra sin terminar ninguna.

Los síntomas del ADHD pueden parecerse a los de otros cuadros clínicos o problemas de conducta. Además, muchos de estos síntomas pueden presentarse en niños y adolescentes que no tienen ADHD. El elemento clave en el diagnóstico es que los síntomas deben perjudicar significativamente la capacidad de adaptación tanto en el hogar como en la escuela. Siempre consulte al médico de su hijo adolescente para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el trastorno por déficit de atención con hiperactividad?

El ADHD es el trastorno de la conducta infantil más frecuentemente diagnosticado. Un pediatra, un psiquiatra de niños o un profesional de la salud mental calificado normalmente identifica el ADHD en los adolescentes. Una historia detallada de la conducta del adolescente por parte de los padres y los maestros, las observaciones de la conducta del adolescente y un examen psicoeducativo contribuyen a realizar el diagnóstico del ADHD. Además, dado que el ADHD es un grupo de síntomas, a menudo el diagnóstico se obtiene a partir del estudio de los resultados de diversos tipos de evaluaciones, incluyendo las evaluaciones física, neurológica y psicológica. Pueden utilizarse determinados exámenes para descartar otros trastornos y algunos pueden usarse para evaluar la inteligencia y determinadas habilidades. Consulte al médico de su hijo adolescente para obtener más información.

Tratamiento para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad

El tratamiento específico para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad será determinado por el médico de su hijo adolescente basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de los síntomas de su hijo

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

Los componentes principales para el tratamiento de los adolescentes que padecen ADHD incluyen el apoyo de los padres y educación para templar la conducta, escuelas apropiadas y medicamentos. El tratamiento con un psicoestimulante es altamente eficaz en la mayoria de los niños y adolescentes con ADHD.

El tratamiento puede incluir:

  • medicamentos psicoestimulantes
    Los medicamentos psicoestimulantes se utilizan porque equilibran aquellas sustancias químicas del cerebro que no permiten que el adolescente mantenga la atención o controle los impulsos. Ayudan a "estimular" o ayudan a que el cerebro concentre la atención y pueden utilizarse para disminuir las características principales del ADHD, entre las que se incluyen:

    • falta de atención

    • impulsividad

    • hiperactividad


    Entre los diferentes medicamentos psicoestimulantes que se utilizan normalmente para tratar el ADHD, se incluyen los siguientes:

    • metilfenidato (Ritalina, Metadate, Concerta)

    • dextroanfetamina (Dexedrina)

    • una mezcla de sales de anfetamina (Adderal)

    • Atomoxetina (Strattera) - un nuevo medicamento estimulante para el ADHD.


    Los sicoestimulantes se han utilizado para tratar los trastornos infantiles del comportamiento desde la década de 1930. Han sido ampliamente estudiados. Los estimulantes actúan en el cuerpo rápidamente, funcionan de una a cuatro horas, y luego salen del cuerpo rápidamente. Recientemente, se han introducido al mercado muchos medicamentos estimulantes de acción prolongada, con un efecto de 8 a 9 horas de duración, que se toman en una sola dosis diaria. Se necesita cronometrar los medicamentos estimulantes para que coincidan con el horario escolar del niño, para ayudar al niño a prestar atención durante un período de tiempo más largo y a mejorar su rendimiento escolar. Los efectos secundarios comunes de los estimulantes pueden incluir, pero no están limitados a, los siguientes:

    • insomnio

    • disminución del apetito

    • dolor de estómago

    • dolores de cabeza

    • inquietud

    • activación por rebote (cuando desaparece el efecto del estimulante, la conducta impulsiva e hiperactiva puede aumentar durante un breve período)


    La mayoría de los efectos secundarios del uso de estimulantes son leves, disminuyen con el uso regular y responden a cambios de dosis. Siempre hable de los efectos secundarios potenciales con el médico de su hijo.

    También pueden administrarse medicamentos antidepresivos a niños y adolescentes que tienen ADHD para ayudarlos a mejorar la atención y al mismo tiempo disminuir la agresividad, la ansiedad y, o la depresión.

  • tratamientos psicosociales
    Ser padres de un adolescente con ADHD puede ser difícil y presentar desafíos que crean estrés en la familia. Las clases de habilidades para el control de la conducta para los padres pueden ayudar a reducir el estrés de todos los miembros de la familia. El entrenamiento en las habilidades para el control de la conducta para los padres normalmente se produce en un grupo que estimula el apoyo entre padres. Las habilidades para el control de la conducta pueden incluir las siguientes:

    • utilización de un "tiempo de descanso"

    • sistemas de puntos

    • atención contingente (responder al adolescente con atención positiva cuando se producen las conductas deseadas, negarle la atención cuando se producen las conductas no deseadas).

    Los maestros también pueden aprender habilidades para el control de la conducta con el fin de utilizarlas en la clase. El entrenamiento de los maestros normalmente incluye la utilización de informes diarios que comunican a los padres sobre la conducta de sus hijos en la escuela.

    Las técnicas para el control de la conducta tienden a mejorar las conductas objetivo (tales como completar la tarea escolar o mantener las manos del adolescente quietas), pero normalmente no ayudan a disminuir la falta de atención, la hiperactividad o la impulsividad.

Prevención del trastorno por déficit de atención con hiperactividad

En la actualidad no se conocen medidas preventivas para reducir la incidencia del ADHD en los adolescentes. Sin embargo, la detección e intervención tempranas pueden reducir la gravedad de los síntomas, disminuir la interferencia de los síntomas de la conducta en el rendimiento escolar, estimular el proceso de desarrollo y crecimiento normal del adolescente y mejorar la calidad de vida de los niños o adolescentes con ADHD.