Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Visión General del Derrame Cerebral

 

Ilustración del sistema de la circulación del cerebro, incluyendo arterias carótidas
Click Image to Enlarge

¿Qué es el derrame cerebral?

El derrame cerebral, también llamado ataque cerebral, ocurre cuando se produce una alteración del flujo normal de sangre en el encéfalo. La interrupción de la corriente sanguínea se produce cuando un coágulo o trozo de placa bloquea uno de los vasos sanguíneos vitales del cerebro (accidente isquémico), o bien cuando un vaso sanguíneo del encéfalo se revienta, con lo que la sangre se derrama en los tejidos circundantes (ataque cerebral hemorrágico).

El encéfalo necesita un aporte constante de oxígeno y nutrientes para poder funcionar. Incluso una breve interrupción en el suministro de sangre puede causar problemas. Las células del encéfalo empiezan a morir al cabo de pocos minutos cuando no reciben sangre ni oxígeno. La zona de los tejidos en la que hay células muertas se llama infarto. Debido a las modificaciones tanto físicas como químicas que ocurren en el encéfalo con el ataque cerebral, pueden seguir produciéndose daños durante varios días. Este fenómeno recibe el nombre de ataque cerebral en evolución.

Con la muerte de las células del encéfalo se produce una disminución de las funciones de dicho órgano. Se pueden ver afectadas la capacidad de moverse, hablar o pensar, la memoria, el control de la vejiga y los intestinos, la alimentación, el control emocional y otras funciones vitales del cuerpo. Después de un ataque cerebral, la recuperación de las capacidades específicas que se hayan visto afectadas depende del lugar y la ubicación del ataque. Un ataque cerebral leve puede causar tan sólo problemas menores, como debilidad en un brazo o una pierna. Los ataques graves pueden causar parálisis (incapacidad de mover una parte del cuerpo), pérdida del habla o incluso la muerte.

De acuerdo con la Asociación Nacional del Derrame Cerebral (National Stroke Association, su sigla en inglés es NSA), es importante aprender las "tres R" del ataque cerebral:

  • Reducir el riesgo.

  • Reconocer los síntomas.

  • Responder llamando al 911 (o a su número local para ambulancias).

El ataque cerebral es una emergencia que debe ser tratada como tal. Las posibilidades de recuperación son mayores cuando se inicia de inmediato el tratamiento de emergencia.