Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Rehabilitación del Cáncer

¿Qué es la rehabilitación del cáncer?

La rehabilitación del cáncer es un programa supervisado por un médico para las personas que tienen que someterse a un tratamiento contra el cáncer. Las personas que han sobrevivido al cáncer pueden tener problemas físicos, emocionales y sociales que afecten a su calidad de vida, independientemente del tipo de cáncer para el que hayan sido tratados. Los programas de rehabilitación para el cáncer con frecuencia pueden mejorar la funcionalidad, aliviar el dolor y aumentar el bienestar de los supervivientes del cáncer.

El equipo de rehabilitación para el cáncer:

Los programas de rehabilitación para el cáncer se pueden llevar a cabo como paciente interno o en clínica externa. Muchos profesionales capacitados forman parte del equipo de rehabilitación para el cáncer, incluyendo algunos o todos de los siguientes:

  • Oncólogo.

  • Fisiatra.

  • Internista y otros especialistas.

  • Enfermera o enfermero de rehabilitación.

  • Dietista.

  • Fisioterapeuta.

  • Terapeuta ocupacional.

  • Trabajador social.

  • Psicólogo / psiquiatra.

  • Terapeuta recreativo.

  • Coordinadores de la atención médica.

  • Capellán.

  • Consejero vocacional.

El programa de rehabilitación para el cáncer:

Un programa de rehabilitación para el cáncer se diseña para atender a las necesidades de cada paciente en particular, dependiendo de su tipo específico de cáncer y del tratamiento. La participación activa del paciente y su familia son fundamentales para el éxito del programa.

El objetivo de la rehabilitación para el cáncer es el de ayudar al paciente a recuperar el máximo nivel posible de funcionalidad e independencia y a mejorar su calidad de vida general tanto en el aspecto físico como en los aspectos psicológico y social. Estos objetivos se suelen alcanzar:

  • Controlando el dolor.

  • Mejorando el funcionamiento de la vejiga y el intestino.

  • Mejorando el estado nutricional.

  • Mejorando el acondicionamiento físico, la resistencia y la realización de ejercicios.

  • Mejorando el estado social, cognoscitivo, emocional y laboral.

  • Reduciendo el número de hospitalizaciones.

Para poder conseguir dichos objetivos los programas de rehabilitación para el cáncer pueden incluir lo siguiente:

  • Utilización de medicamentos y técnicas para el control del dolor.

  • Programas de ejercicios para mejorar la fuerza física y la resistencia.

  • Educación y asesoramiento del paciente y su familia.

  • Actividades para mejorar la movilidad (el movimiento) y reducir los problemas del sueño.

  • Ayuda con las actividades cotidianas (su sigla en inglés es ADL) como comer, vestirse, bañarse, ir al baño, escribir, cocinar y realizar las tareas básicas de la casa.

  • Abandono del tabaco.

  • Control del estrés, la ansiedad y la depresión.

  • Consejo dietético.

  • Control de las enfermedades crónicas o complicaciones debidas al tratamiento contra el cáncer.

  • Consejo vocacional.