Skip to main content Skip to footer site map
Serious Medicine. Extraordinary Care.

Artritis

¿Qué es la artritis?

Fotografía de una mujer anciana que sufre de artritis en sus manos

La artritis y otras enfermedades reumáticas son caracterizadas por el dolor, la hinchazón, y el movimiento limitado en empalmes y tejidos finos conectivos en el cuerpo. Según los Centros para el Control y la Prevención de la Enfermedad (CDC en inlgés), casi 47 millones de personas estaunidenses tienen cierta forma de artritis o de síntomas comunes crónicos.

La artritis, que significa literalmente la inflamación de un empalme (donde dos o más huesos unen), refiere realmente a más de 100 diversas enfermedades. Las enfermedades reumáticas incluyen cualquier enfermedad que haga dolor, tiesura, e hinchazón en empalmes u otras estructuras de apoyo del cuerpo, tales como músculos, los tendones, los ligamentos, y los huesos.

La artritis y otras enfermedades reumáticas a menudo se asocian equivocadamente a vieja edad, porque la osteoartritis (la forma más común de artritis) ocurre más a menudo entre personas mayores. Sin embargo, la artritis y otras enfermedades reumáticas afectan a gente de todas las edades.

La artritis es generalmente crónica, que significa que cambia raramente, o progresa lentamente. Las causas específicas para la mayoría de las formas de artritis todavía no se saben.

¿Cuáles son las partes de una articulación?

Las articulaciones son las áreas en las cuales se unen dos o más huesos. La mayor parte de las articulaciones son móviles, por lo que permiten que los huesos puedan moverse. Las articulaciones están formadas por lo siguiente:

  • Cartílago  -  tipo de tejido que cubre la superficie de un hueso en una articulación. El cartílago ayuda a reducir la fricción que producen los movimientos en una articulación.

  • Membrana sinovial  -  un tejido que reviste la articulación. La membrana sinovial secreta líquido sinovial (un líquido transparente y pegajoso) alrededor de la articulación para lubricarla.

  • Ligamentos  -  los ligamentos fuertes (bandas de tejido conectivo fuerte y elástico) rodean la articulación para sostenerla y limitar sus movimientos.

  • Tendones  -  los tendones (otro tipo de tejido conectivo duro), situados a ambos lados de la articulación, se conectan a los músculos que controlan los movimientos de la misma.

  • Bursas  -  bolsas llenas de líquido situadas entre los huesos, ligamentos u otras estructuras adyacentes, que ayudan a amortiguar la fricción en una articulación.

  • Fémur  -  el hueso del muslo.

  • Tibia  -  el hueso de la espinilla.

  • Rótula (patela)  -  hueso plano situado delante de la articulación de la rodilla.

  • Menisco  -  cartílago de forma curva que se encuentra en las rodillas.

¿Cuáles son los tipos más comunes de artritis?

Las tres formas de artritis más comunes son las siguientes:

  • Osteoartritis  -  el tipo más común de artritis. Se trata de una enfermedad crónica que afecta a las articulaciones, en especial a las que soportan el peso del cuerpo, como la rodilla, la cadera y la columna vertebral.

    La osteoartritis se caracteriza principalmente por la destrucción del cartílago y el estrechamiento de espacio articular. También puede incluir sobrecrecimiento óseo, estimular la formación, y la disminución de la función.


    Aparece en la mayoría de las personas con el envejecimiento, aunque también puede afectar a personas jóvenes como consecuencia de una lesión o uso excesivo.

  • Fibromialgia  -  dolor crónico y generalizado de los músculos y de los tejidos blandos que rodean las articulaciones de todo el cuerpo.

  • Artritis reumatoide  -  enfermedad inflamatoria que afecta al revestimiento de la articulación (sinovia). La inflamación puede afectar a todas las articulaciones.

  • Otras formas de artritis, o de trastornos afines, incluyen las siguientes:

    • Gota  -  se produce como consecuencia de un defecto de la actividad química del cuerpo (como la presencia de ácido úrico en el líquido de las articulaciones). Esta condición dolorosa suele afectar a las articulaciones pequeñas, y en especial al dedo gordo del pie. En general, se puede controlar con medicamentos y cambios en la dieta.

    • Lupus eritematoso sistémico (lupus)  -  enfermedad autoinmunológica crónica muy grave que se caracteriza por episodios periódicos de inflamación y daño en articulaciones, tendones, otros tejidos conectivos y algunos órganos, incluyendo el corazón, los pulmones, los vasos sanguíneos, el cerebro, los riñones y la piel.

    • Esclerodermia  -  enfermedad my grave del tejido conectivo del cuerpo que produce un engrosamiento y endurecimiento de la piel.

    • Espondilitis anquilosante  -  enfermedad que afecta a la columna vertebral y provoca la fusión de los huesos de la columna vertebral.

    • Artritis reumatoide juvenil(su sigla en inglés es JRA)  -  La artritis reumatoide juvenil (su sigla en inglés es JRA) es una forma de artritis que se presenta en los niños de hasta 16 años y que produce inflamación y rigidez en las articulaciones durante más de seis semanas. A diferencia de la artritis reumatoide de los adultos, que es crónica y dura toda la vida, los niños suelen superar la artritis reumatoide juvenil. Sin embargo, la enfermedad puede afectar al desarrollo de los huesos en los niños en edad de crecimiento.

¿Cuáles son los síntomas de la artritis?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la artritis. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dolor y rigidez en las articulaciones.

  • Hinchazón en una o más articulaciones.

  • Dolor o molestias continuas o recurrentes o aumento de sensibilidad en una articulación.

  • Dificultad para utilizar o mover una articulación de forma normal.

  • Calor y enrojecimiento en una articulación.

Los síntomas de la artritis pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la artritis?

Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la artritis pueden incluir los siguientes:

  • Rayos X u otros exámenes por imágenes (para averiguar el alcance del daño sufrido por la articulación).

  • Exámenes de sangre y otros exámenes de laboratorio que incluyen los siguientes:

    • Examen de anticuerpos antinucleares (su sigla en inglés es ANA) (para determinar los niveles de anticuerpos en la sangre).

    • Artrocentesis o aspiración de una articulación (para obtener una muestra de líquido sinovial con el fin de determinar la presencia de cristales, bacterias o virus).

    • Recuento sanguíneo completo (para determinar si los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas son normales).

    • Creatinina (para controlar una posible enfermedad subyacente de los riñones).

    • Velocidad de sedimentación (para detectar inflamaciones).

    • Hematócrito (para medir la cantidad de glóbulos rojos).

    • Examen del factor reumatoide (para determinar si el factor reumatoide está presente en la sangre).

    • Análisis de orina (para determinar los niveles de proteínas, glóbulos rojos, glóbulos blancos y cilindros).

    • Recuento de glóbulos blancos (para determinar los niveles de glóbulos blancos en la sangre).